True Detective 3: Volver a empezar.

Nic Pizzolatto logró encandilar a millones de personas con la historia que interpretaron Matthew McConaughey y Woody Harrelson en las místicas tierras de Luisiana y True Detective se convirtió en un fenómeno de masas además de, por qué no decirlo, en un producto con mucha calidad. Y ya se sabe que masas y calidad no tienen por qué tener la costumbre de compartir lugares comunes. Con la venida de la segunda temporada las críticas se empezaron a torcer: que si no era el mismo ambiente, que si se echaba de menos lo anterior, que por qué ese cambio de escenarios y de personalidades entre los protagonistas… Se entró en el eterno dilema que un creador encuentra al continuar dando forma a su obra: seguir con lo que funciona limitándose a reproducir patrones anteriores sin dar más cambios que los necesarios o la innovación y la exploración de nuevas fórmulas.

La papeleta de seguir con una temporada más tras la fantástica primera parte de True Detective no hubo de ser para nada sencilla. El que suscribe ha de admitir que la segunda temporada fue muy de su gusto, si bien es cierto que el amargor que producía el pensar que no se volvería a repetir algo como lo primero nunca llegó a desaparecer del todo. La segunda temporada fue muy buena, pero a la sombra de Harrelson y McConaughey recibió unas críticas que en muchos casos sonaban más a nostalgia que a objetividad. La llegada de la tercera temporada ha despertado una gran expectación entre seguidores y simples curiosos, dejando a muchos encantados con la vuelta a los orígenes y a otros más decepcionados de lo que ellos creían que podían quedar por exactamente la misma razón.

purcel.jpg

En el transcurso de la espera entre temporada y temporada por aquí les recomendamos otra serie también de productora y cadena que emite la serie, HBO, Wasteland (Pustina) que perfectamente se puede comparar con la serie original. Y venimos a encontrarnos en este vuestro cenicerodeideas a hablar un poco de la tercera y, de momento, última temporada de True Detective.

Ni Pizzolato, creador de la serie, ni HBO, productora, parece que hayan tenido muchas dudas en cuanto a cómo enfocar la tercera temporada: ¿que el pueblo pide vuelta a los orígenes? Pues esto les vamos a dar. Y eso han hecho. Un extraño crimen acontecido en un ambiente asfixiante en el que priman los personajes atormentados y la desconfianza, con una pareja de detectives marcada por el suceso que les es encomendado investigar y que viaja por varios momentos temporales dentro su vida. Largas horas dentro de un coche y charlas llenas de tensión. Si bien es cierto que el espectador es informado en múltiples ocasiones de que las historias son diferentes a través de diversos elementos como el uso de más momentos temporales, pues llegan a darse hasta cinco etapas diferentes de la vida de los protagonistas, o en la relación personal de estos o con sus familias, de la misma manera que en la segunda temporada, la losa de la primera pesa mucho. Ahora incluso más.

El haberse basado tanto en seguir la estela de la primera temporada deja cierta sensación de repetición, si bien se ha logrado cierta diferenciación a base de matices y sobre todo basándose en la historia de los personajes. En este caso estos son mucho más importantes que el crimen en sí, si bien este es determinante en el desarrollo de sus vidas.

Dicho esto, la tercera temporada es recomendable para todo el que guste del mundo True Detective, las series policiales en general o de un buen material cinematográfico en particular. La serie está excelentemente desarrollada y cuidada. En el caso de los actores principales es de justicia mencionarlos.

Por un lado, está protagonizada por el doblemente oscarizado Mahershala Ali (detective Wayne “Purple” Hays). Originariamente llamado Mahershalalhashbaz Ali y artísticamente acortado por razones obvias, el primer Óscar lo ganó por Moonlight y el segundo por Green Book, el cual tuvo la fortuna de ganar el día del aniversario del autor de estas líneas y mientras se emitía la serie de la que tratamos. Este, eleva el nivel de la tercera temporada unos cuantos escalones con su interpretación, con un esfuerzo notable por hacernos partícipes de la asfixia que sufre su personaje. Como coprotagonista tenemos a Stephen Dorff (detective Roland West), actor que al parecer estaba destinado a tener una trayectoria meteórica en Hollywood y que se ha visto haciendo papeles de segunda casi toda su carrera, esto sin que en la serie se intuya una explicación aparente para esto dado su notable actuación.

qwuoedfskgvabhz

En True Detective 3 se tocan algunos temas con cierta transcendencia, muchos de ellos sacados de la trayectoria vital de una persona. Al representar la vida de los protagonistas desde su vejez hasta el origen del crimen que cambió sus vidas, el repaso que se hace es notorio y se elabora en todo momento con afán de dejar una impresión en el espectador.

Por ejemplo, Purple es un anciano que se ve en el final de sus días, sufriendo pérdidas de memoria y resistiéndose a ser una víctima más del inexorable deterioro que ocasiona el paso del tiempo. En el repaso de su vida, se ve que el caso que este investigó y alrededor del que gira toda la ficción le ha marcado profundamente. La relación con su mujer y con los hijos en una sociedad muy atomizada como es la estadounidense, el tener recuerdos o cabos sueltos que puedan atormentar de por vida o qué son los amigos y cómo mantenerlos a través del paso del tiempo son tratados indirectamente pero que están presentes en el desarrollo de toda las serie.

La vuelta a los orígenes deja a True Detective como un todo en declive, mientras que analizado de manera individual, como historias sin más relación que el nombre, como si de miniseries sin relación se tratasen, es una serie ampliamente recomendable. Desde su aparición en 2014, en la que parecía una serie destinada a entrar desde que comenzaba la mítica introducción del primer episodio en el olimpo de las series, no ha dejado de perder, y mucha culpa de ello la tenemos los espectadores que no sabemos muy bien qué queremos. Pedimos volver al comienzo y se nos ha vuelto a situar en la casilla de salida. Pero sin avances el juego no tendría mucho sentido. Y es que los creadores se habrían de plantear qué hacer: si seguir haciendo las cosas que más o menos les da la gana hacer (todos sabemos que siempre hay que seguir ciertos patrones para ganar dinero) o bien darle al público lo que pide.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s