Grandes secretos de grandes figuras

Jorge Luis Cuartango Molina, historiador y autor de Los secretos mejor guardados de la Historia.

Cuando empecé este proyecto, no sabía cuál sería el resultado final. Me sumergí en la niebla en busca de pistas, en busca de caminos que desconocía. La fe y la perseverancia alumbraron mi camino. Busqué a ciegas, palpé las paredes. Y, finalmente, encontré los senderos que habían estado ocultos para la humanidad.

En mi obra, labor realizada a lo largo de dos décadas, he logrado recopilar una extensa colección de pequeñas e interesantes anécdotas que nos acercan a las grandes figuras del pensamiento occidental. Mi trabajo, que algunos han calificado con envidia como simples minucias, consigue humanizar a los grandes pensadores de nuestro mundo, a los arquitectos de nuestra existencia.

Para ello he requerido de una ardua tarea de recopilación, de extensa documentación, de una nueva exégesis de la obra de estos autores. Pero no me arrepiento. Ni un solo instante pensé en rendirme. Ahora, gracias a mí, sabemos que Miguel de Cervantes era proclive a echarse siestas de dos horas, de las que se levantaba sudado y de mal humor. O también se puede certificar que la auténtica razón de la enemistad entre Quevedo y Góngora nació un día que el abanderado del culteranismo le dejó un zurullo flotando en el retrete al conceptista.

Por eso Quevedo escribió en su Poema al pedo: Si un día algún pedo toca tu puerta / no se la cierres déjala abierta / deja que sople deja que gire / a ver si hay alguien que lo respire (…) / el pedo tiene algo monstruoso / pues si lo aguantas te lleva al pozo. Una clara referencia a que Luis de Góngora solía aguantarse los pedos, lo que tenía terribles consecuencias olfativas para los presentes.

vw.jpg

Otros, como Charles Dickens, eran adictos a los arenques y su extensa bibliografía se debe a un intento de sufragar los gastos de una excesiva e innecesaria cantidad de dicho pescado en su dieta. También en las Islas británicas, mi investigación logró averiguar que Virginia Woolf era una declarada culé y el circulo de Bloomsbury no era más que una tapadera para comentar los partidos de su adorado equipo. Si bien es cierto que algunos autodenominados expertos en la figura de la popular escritora dijeron que era hincha del Arsenal, no hay lugar a dudas de su acérrimo barcelonismo.

Pero si tuviera que quedarme con un solo secreto soterrado a lo largo de la Historia, una de las grandes zonas oscuras de Occidente, elegiría la pasión de Clint Eastwood por los Miguelitos de La Roda (Albacete), una pasión que comenzó en el rodaje de El bueno, el feo y el malo. Eastwood, llamado a trabajar de nuevo por Sergio Leone, desembarcó en Madrid en 1966, teniendo programado un viaje en autobús a Almería, donde se rodaría gran parte del legendario spaghetti western. Durante la travesía, el conductor hizo la parada de turno en La Roda, lugar lleno de gente cercana y extraordinaria, por cierto.

Eastwood no era una estrella del celuloide en ese momento, por lo que podía pasear a sus anchas por la estación de carretera. Cuando entró al bar-cafetería, hambriento y desconocedor del idioma, pero firme y directo como acostumbra el autor de obras como Gran Torino y Sin Perdón, cogió una caja de Miguelitos y se la comió de una sola tacada antes de llegar a Almería. Durante las semanas de rodaje, no dejó de pensar en los deliciosos pastelitos. Una vez terminado su papel de El Rubio, se gastó el salario (10.000 dólares) en Miguelitos de La Roda, que mandó por correo certificado a su casa de Los Ángeles.

Vistas estas y las cientos de anécdotas inconfesables que alberga mi investigación, no sorprenderán tanto nuestros pequeños secretos. No se preocupen si les gusta saborear sus mocos, a Fernando Pessoa le encantaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s