Los tipos duros no bailan (1984), de Norman Mailer.

A caballo entre el estilo de Charles Bukowsky y de clásicos de la literatura negra como Raymond Chandler o Dashiell Hammet nos encontramos con esta novela de Norman Mailer. A medio camino entre las novelas negras detectivescas y los bajos fondos del lumpen inmersos en alcoholes, cigarrillos y todo tipo de drogas. A las puertas de realizar preguntas incómodas de una manera indirecta al lector.

Atropellada, desordenada, absorbente y curiosa. De esta manera se podría definir Los tipos duros no bailan, al igual que a su protagonista: Tim Madden. Hijo de irlandés y siciliana, fracasado aspirante a escritor, sospechamos que con un problema muy grave de alcoholismo y un amor más allá de lo común por el whisky y la marihuana que lleva veinte años viviendo en la población de Provincetown gracias a su mujer: una excéntrica y rica rubia, como parecen gustarle las mujeres.

lalalalaa
Torre de Provincetown, Massachusetts.

Provincetown se encuentra en la península de Cape Cod, Massachusetts. Es un pequeño municipio turístico norteamericano al que van las familias de vacaciones en verano a disfrutar de la costa, pero en la que los inviernos se hacen duros: llueve mucho, hace frío, las viejas casas de madera dan la impresión de que no van a aguantar un día más y hay soledad; y esto solo se cura acercándose a la tasca local a matar el tiempo bebiendo buscando compañía de personas con las que, si tuvieras a tus amigos cerca en ese momento, jamás te juntarías.

Tim Madden ha estado viviendo veinte años a costa de Patty Lareine, su mujer, la cual le mantiene gracias al dinero que sacó de un anterior divorcio. Mientras, él intenta escribir. Al mismo tiempo, Madden ha de consentir que su esposa lleve a cabo alguna que otra excentricidad, como marcharse de vez en cuando sin avisar con un negro con el que está teniendo una aventura. Con una de las más fuertes y a la vez mejor descritas resacas que el que suscribe este texto haya leído, comienza el vigésimo cuarto día en que Tim Madden no sabe nada de su mujer, salvo que esta se ha marchado con un negro y que desde su marcha no ha hecho más que ingerir whisky y tratar de recordar lo que hizo el día anterior.

Narrada en primera persona por Madden, siempre haciéndose por enésima vez la misma promesa de escribir (nótese la ironía), asistimos a una especie de novela detectivesca en la que este ha de descubrir por qué al levantarse por la mañana tiene el asiento de su coche lleno de sangre sumergiéndose en un mundo sórdido que tenía justo al lado de su casa y del que era parte a medias. Traficantes de droga, extorsionadores, corredores de apuestas, adictos al sexo, alcohólicos, marineros borrachos, cultivadores de marihuana, gente de la noche, maltratadores, hombres posesivos y misóginos… Muchos de los amigos y conocidos de Madden resultan ser gentes de este tipo, alrededor de los que gira el desarrollo de la novela.

Sin embargo, lo interesante no es qué sucede, sino ciertos temas que se tratan a lo largo de toda la obra que, si bien es cierto que no se plantean directamente, hay que tener presentes: la masculinidad y su origen, el estilo de vida norteamericano (entendido este como el mundo de las armas y la violencia), las relaciones amorosas entre los hombres y las mujeres, la homosexualidad, la marginación… Tim Madden es hijo de un típico irlandés: borracho, duro, rudo, callado, simpático… Todo un hombre de verdad capaz de cuidar de sí mismo y de su mujer, tal y como mandan los cánones ha de ser un hombre. Pero Madden no es de esta manera.

Sí que es heterosexual y le gustaban los deportes, pero su profesión (al menos su actividad principal) es ser escritor, y eso no es un trabajo muy masculino. Lo que le lleva a una constante necesidad de auto convencerse de que es viril y masculino, como si fuese una obligación moral ser más duro que nadie y estar demostrándolo continuamente. Los personajes son, a su vez, obsesivos sexuales, homosexuales avergonzados de lo que son que tratan de huir de su propio yo, mujeres con necesidad de someterse a un hombre o por el contrario independientes de estos por completo con la excepción de la sexualidad… Todos tienen en su personalidad alguna relación con los interrogantes que se plantean.

La novela es una constante pregunta sobre la masculinidad, la virilidad, la homosexualidad y el papel del hombre en la sociedad; muy en boga en la actualidad, por otra parte. Si no hubiera leído algo de la biografía del autor, la novela se podría considerar como un simple interrogante sobre estos asuntos de una forma quizá controvertida pero si ir más allá de la construcción novelística. Sin embargo, Mailer fue un hombre muy polémico por sus posturas en este tipo de temas.

sasdasdasd.jpg
Norman Mailer

Norman Mailer, considerado uno de los principales exponentes del Nuevo Periodismo (siempre a la sombra de Tom Wolfe), ganador de dos premios Pullitzer por sus escritos, famoso por el impulso que tomó gracias a él la literatura deportiva y considerado un innovador de las letras periodísticas, es toda una leyenda de la literatura estadounidense. Sin embargo también lo es por sus ideales misóginos y sus salidas de tono en televisión, cuando a sus sesenta años se presentaba borracho en tertulias televisivas con el único propósito de despotricar contra el feminismo; o por el intento de asesinato del que fue acusado por una de sus seis esposas.

Mailer es todo uno de esos personajes ligados a las letras y del que, tras saber un poco más de  su obra y pensamiento, da la impresión de haber plasmado sus propios interrogantes en el papel. De haberse abierto en canal a sí mismo en el personaje de Tim Madden y haberse cuestionado sus más profundas convicciones y su pensamiento vital. Los tipos duros no bailan era una de las frases favoritas del padre de Tim Madden, y parece que para Norman Mailer y su idea del valiente cowboy norteamericano, los tipos duros tampoco deberían escribir novelas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s