Get Shorty (2017)

Todos tenemos esos días en los que nos encontramos decididos a cambiar de vida o al menos una parte de ella. Reconocible para la mayoría será la sensación de malestar y dolor de cabeza, sequedad bucal, olvidos aleatorios de las horas previas, la conciencia intranquila y la promesa de no volver a beber Jägermeister como si se fuera a acabar o pasar la noche a base del famoso cóctel de ese amigo tuyo tan juerguista: Malibú con Larios. También vale para otras promesas cumplidas a medias como dejar de fumar, comenzar a estudiar ese idioma que siempre se queda a medias, dejar de pagar la cuota de ese gimnasio al que nunca vas o tirar por fin esa camiseta desteñida a la que tienes tanto cariño porque un día con ella de fiesta una chica te pidió fuego. Pero estas promesas nunca duran demasiado tiempo. Al menos no todo el que debería.

En Get Shorty asistimos a una comedia negra producida por la MGM que nos enseña que a pesar de esa falta de fuerza de voluntad no estamos tan mal si nos comparamos con Miles, protagonista de la serie, el cual trabaja para Amara de Escalones (la cual merecería no una entrada entera para ella sino una serie entera). Miles, interpretado notablemente por Chris O´Dowd, es un irlandés (del Norte) que se ha dedicado desde jovencito a hacer el trabajo sucio de su jefa, directora de un pequeño casino en un pueblucho de Nevada.

lololololololo
Miles y su compañero Louis. (youtube.com)

Claro está que para que la serie tenga chicha este casino no es más que una tapadera de las actividades delictivas a las que realmente se dedican y que el trabajo de Miles no es vigilar a posibles estafadores o limpiar las tragaperras del vómito de algún juerguista borrachín, sino asesinar, extorsionar y destruir los cadáveres que vayan dejando por ahí las órdenes de su jefa. Y es que en Get Shorty se entrelazan actividades delictivas a la sombra de los todopoderosos carteles mexicanos con la creación de una película en los glamurosos estudios cinematográficos de Hollywood, en la que ese cambio de vida que a todos se nos pasa por la cabeza se plantea pero, como es habitual, se consigue solo a medias.

Esa poca honrada actividad económica que ha dado de comer a Miles y su familia durante años ha llevado a su esposa a hartarse y a llevarse a su hija con ella, lo que ha hecho que Miles quiera cambiar de vida y ante sí encuentra una oportunidad única: su jefa quiere quiere blanquear un dinerillo y Miles, que es todo un emprendedor, tiene la ocurrencia de coger el dinero de su jefa y llevárselo a Hollywood para hacer una película. El resto es Get Shorty.

La serie está inspirada en la novela de Elmore Leonard (1990) del mismo título, ya llevada a la gran pantalla en el año 95 con un elenco de actores de lo más reconocible (John Travolta, Dani de Vito…) y con un aceptable éxito de taquilla. Las críticas sobre la serie van desde considerarla innecesaria por haber ya una novela y una película con el mismo argumento hasta elogiarla por la socarronería y el personajismo de los personajes, valga la redundancia. Y un servidor está de acuerdo con estos últimos.

El elenco de personajes es de alta gama. Todos ellos son personas con una doble moral envidiable, con actitudes cuanto menos reprochables y algunas veces hasta despreciables, pero al fin al cabo personitas a las que acabamos cogiendo un extraño cariño y ante las cuales, ya sea usted un poco drogota, (D)mente o quizá gustoso de las señoritas de compañía, estos personajes les pueden llegar a hacer sentir bien.

ssaasq2fa3we
Amara de Escalones. (tvmaze.com)

Está el compañero de Miles, Louis (Sean Bridgers), un mormón convencido, no tanto de su religión, sino del pacto que tiene con Dios que le permite intimidar, extorsionar, torturar y matar personas sin temor a las consecuencias celestiales que puedan acarrearle tamaños pecados. También tenemos a Ricky (Ray Romano), un productor de películas de serie Z que “siempre le dan beneficios”, cobarde, rácano y con una autoestima similar a la que puede tener una lombriz o un tejón escondido en la caseta del perro de algún jardín de vivienda unifamiliar, ávido de algún inversor dispuesto a poner dinero que ayude en la destrucción del considerado séptimo arte.

La lista de los personajes podría continuar, del mismo modo que podríamos dedicarles una mayor e innecesaria disertación sobre el argumento de la serie y del porqué nos ha gustado, pero no es preciso que destripemos más en este nuestro humilde blog cultural; vean la serie y descúbranlo ustedes mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s