Torrezno 10º

Fuérase una vez unos muchachos de barrio tranquilos, amables y simpáticos, que no vieron mejor forma de echar la tarde, que dedicarse a eso que los jóvenes llaman basket, baloncesto o basquetbal, lo mismo da, pues el caso no es qué deporte destrozaban, si no con cuál clase de bromas se deleitaban.

Aquestos muchachos jugaron, a pesar de que ninguna bola entroles por el aro, pero soñaron con sus ídolos jugones, camisetas sin mangas y en memoria un tal Andrés Montes, para acabar cansados y, lo peor, por su maldad humillados. Coméntoles yo cosas sobre sus gracias, las cuales alguna vez casi costoles la desgracia, dado que acostumbraban, sin rubor ni vergüenza, a meterse con todo lo que había en su cabeza. Habitaban un barrio multicultural, llamado así porque las gentes vivían ahí tras emigrar, y acostumbraban ellos a hacer chistes de todo aquello sin ningún arrepentimiento mayor que el quedarse sin divertimento.

Puestos en situación, partido de baloncesto y mucho calor, aquestos graciosillos fuéronse en busca de un gusto, una bebida. Antaño eran los chinos donde comprábanse refrescos, ahora eran indios o de Pakistán, por allí en Asia, léase, lejos. A estos pobres tenderos pusiéronles un mote. Vínose este de la tele, de una serie que a todos gusta, de la realeza a la plebe, cuyos personajes son amarillos, no por consumir porrillos, basada en una familia con padre gordo y madre atractiva además de tres churumbeles, que viniéronles sin querer a cambiar la vida.

En dicha serie había un simpático de piel marrón, asiático, con octillizos y esposa, que trabajaba en el Badulake, tienda grandiosa, llamado Nahasapeemapetilon, Apu. Los graciosos protagonistas llamaban así a los tiendistas, comprábanles chuches y pipas, refrescos, gusanitos y agua para matar el rato echando la tarde en alguna plaza.

vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv
fotoseimágenes.net

Así que los sedientos compráronse sus cosas, sentáronse donde acostumbraban y empezaron a charlar. Hablaron del pasado, de El Bar, de lo patanes baloncestitas que ellos eran al jugar, de los amores platónicos y de las amistades perdidas y de cómo después de vaciar, dejar limpio y reluciente su precioso ojal. Entre tanta profundidad que daban a sus conversaciones, comenzáronse a dar diversas desvariaciones. Uno rióse de Apu, otro de una monja, que si el Mamuth, que si seis-tetas, que si a mi madre usté no menta, todo valía como ofensa.

Comentábales yo antes que el barrio era multicultural, imaginen su colegio, poco producto nacional. Seguíanse con su charla sin parar nunca de ofender y acercóseles un muchacho apuesto y atlético, “¡Pardiez!” aqueste era conocido de la escuela a que ellos iban, iba a clase del mayor y acercose a saludar, como manda el ser señor. Estrecháronse las manos de forma calurosa, buen amigo y buena gente, no podía ir mejor la cosa. El muchacho era amigable, tranquilo y bonachón, todos le tenían afecto, sobre todo el mayor.

Uno de los del grupo, el que fuere el más joven, conocía también al buen muchacho de ir al mismo cole. Fuese a comprar refrescos y se había ausentado y venía divirtiéndose solo, de la sandez que había pensado. Sin cambiar de su cabeza la imbecilidad que pensaba, fue a saludar al nuevo y le dijo estas palabras: “Hola Apu, ¿cómo estás? No te vi venir, ausentome por comprar.”

El nuevo, anonadado, puso cara de cabreo y es que este era indio o de Pakistán, por allí en Asia, de allá lejos. La expresión de los demás, puedense imaginar, entre el pánico y la risa no sabían cómo actuar. El gracioso diose cuenta y pidióle perdón, ofrecióle golosinas como muestra de respeto pasando tanta vergüenza que rojo quedó su jepeto. De aquesta historia aún hoy, se acuerdan estos muchachos, y la cuentan de tarde en tarde mientras están matando el rato: “Recuerdome de aquel día en que perdimos a un amigo, fuiste y le llamaste Apu, y los demás nos reímos. ¿Qué sería de nosotros sin esos momentos tan buenos?, el muchacho enfadose un rato, pero qué bien que lo pasemos.”

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s