Torezno 9º

Hallábase un grupo de compadreo en la casa de uno soplando latas, pero de tan bien que lo pasaban resultaronles algo escasas. Acabose la cerveza, pero estos querían más, la sed que ellos tenían era costosa de saciar. Cuatro latas por barba, de treintaitantos centililitros, eran pocas para ellos, pues bebían como benditos.

El más trompa aventurose “Yo tengo güisqui en mi casa, si acompañarme gusta alguno, se lo traigo, y no es guasa.” A todo esto otro personaje, el que más tenía cara de hambre, ocurriósele la idea de irse a comprar cena. Asintieron todos gustosos: “¡Comida y bebida, cuanto gozo!”

Divirtioles la idea de dar un paseo nocturno, era un verano caluroso y en la calle hacía cojonudo. Apenas caminaron cien pasos y vieron la solución, y así no sufrir tanta espera en poder beber alcohol. Resulta que en los Madriles hay unas bicis modernas, que llevan motorcilllo dentro y no cansan de mover las piernas. Eran de libre acogida por solo tener una tarjeta, por lo que imagínense todos, era una idea perfecta.

Abalanzáronse todos sobre las bicicletas, cuales hambrientos en una barbacoa en la primera tanda de panceta. Queríanse montar todos, era algo divertido, pero el más listo arguyó: “Mejor vayamos dos, el dueño de la casa y el más bello, diríase, yo. El resto compren la cena y así ahorramos valioso tiempo, lo que nos permitirá cuanto antes ponernos a darle al bebercio.” Hacerle caso no quisieron y presentaron sus mociones: “que tú seas el más guapo me resbala en los pantalones”; el otro “calla guapetón y déjame a mí el vehículo, que en comparación con mi manejo sois todos peor que ridículos”. En esto que el aclamado guapo contestóles con la tarjeta, y ante el pago de la bici no hubo mayor respuesta.

Al alquilar las susodichas ya solo quedaba una, con lo que estaba decidido: el guapo en los pedales y el casero sería traído. Comenzose su periplo no sin dificultad: el paquete era pesado y el ciclista echó a sudar. De esto que avanzaban cansados pero la mar de contentos, cuando en un cruce vieron gesticularles un funcionario, con un palo reflectante que les estaba dando el alto.

Nuestros queridos amigos no sabían bien que hacer, y de esto que el paquete decidió echarse a correr: “Ahí te quedas, yo me largo, apáñese usté con ese hombre que creo te da a ti el alto.” El ciclista, anonadado, echó la bici a la acera y trató de hacerse el sueco, como si con él no fuera. El funcionario, un jaguililla, alzole mucho la voz y exactamente en estos términos al él se refirió: “Buenas noches, buen ciudadano y buen ciclista que es usté, ¿podría acercarse y explicarme por qué su amigo echó a correr? Y no querría yo importunarle, aunque mi oficio sea ese, pero he aquí un sencillo test al que ha de someterse.”

“Perdone usté, buen funcionario, ¿qué me quiere usté decir? ¿Insunúame que yo bebí antes de conducir? Ni mucho menos, lo contrario, no le quiero yo mentir, que siéntome buen ciudadano y la ley tiendo a cumplir. Aunque, bueno, bien mirado hoy sí que algo bebí, aunque no acostumbre al combo de beber y conducir. Pero perdone, funcionario, a ver si bien le entendí: ¿insinúame que el alto me lo estaba dando a mí?”

“Así es, buen ciudadano, entendierame muy bien, puesto que hoy damos el alto a biciclistas como usté. Esto es algo, como sabe, que no acostumbramos a hacer, pero vino hoy nuestro jefe y hémosle de complacer. Además trajo a unas gentes de Funcionarios en acción, con nosotros habrá un cámara y saldrá usté en televisión. Yo le recomiendo que se peine y se acicale usté antes, para que salga atractivo, guapetón y agradable. Y ahora sople, ciudadano, que comienzan a rodar; ¡saquen mi perfil bueno a ver si puedo yo ligar!”

Sopló así el buen ciudadano, pero este no llegó a aprobar. Quedose cerca del cinco, y la verdad, que menos mal. El funcionario acontecido tuvo que recular y reconociole al muchacho que tampoco iba tan mal. Aun así era positivo  y tendría que pagar, aunque una menor suma por no llegar a aprobar.

Repitiéronle la prueba como exige el protocolo, transcurriéndose un buen rato en el que el ciclista comió un polo. El resultado varió, pero era insuficiente, por lo que se convirtió oficialmente en cliente. “Ha tenido usted suerte, el suspenso le salvó, la infracción la ha cometido, pero la multa es menor. De total quinientos Euros con posible reducción, si paga en un breve plazo y al contado, campeón.”

Los más avezados lectores preguntáronse qué pasó, con el amigo del ciclista, el paquete corrilón. Wasapeó a sus compadres; “Han pillado al Ciudadano”, y los demás anonadados pensáronse que este cascó. Fueronse hacia la zona en donde estaba el biciclista y tras encontrarse su pista hubo relajación. “Si total ya está multado, nada podemos hacer salvo comprarnos la cena, que hambriento me hayo, pardiez.” “Claro que sí compadre, el más sabio es usted, y como sigo yo sediento compremos más de beber.”

Fueronse a hacer sus compras con la intención de volver, recoger al recetado y ayudarle bien a él. La cuantía fue abonada con aportación del que podía, dado que la fechoría que se vino acometer, fue en un intento infructuoso de llevarles de beber.

Así fuese el ciudadano, triste y cariacontecido a pagar la receta al edificio municipal, donde otro funcionario fue tan amable de confesar: “en mis veinte años de oficio jamás me llegó a pasar, cobrarle a un ciclista el sueldo por obligarle a soplar. Sabía que se podía, pero nunca pude imaginar lo que la base de datos me acaba de confirmar: es usté el cliente veinte multado por aquesta razón, en Madrid hay tres millones, váyase comprando un cupón.”

(Dedicación especial para los buenos compadres que ayudaron al ciclista a efectuar tamaño pago.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s