Taboo (2017-)

Taboo, producción cuyos nombres principales son Tom Hardy (actor principal) y Ridley Scott (en una discreta producción ejecutiva), resulta ser una serie de la que uno espera mucho más de lo que recibe. Mientras veía Toboo no hacía más que venirme a la memoria la opinión de mi compañero bloguístico sobre la obra de Ridley Scott. El desarrollo de la serie y la ambientación son buenos, pero los personajes son demasiado simples y el argumento es plano: hay una serie de intrigas de las que el protagonista ha de salir victorioso por ser el arquetipo de superhéroe.

dfnhnhn
fotogramas.es

La serie se desarrolla en el Londres de principios del S.XIX con las contradicciones sociales propias del Imperio Británico en la época. Londres es una contraposición entre clases sociales pudientes y una pobreza extrema, ambas divididas por el riomesis. La ambientación es extraordinaria, se nos muestran los bajos fondos ligados a la mar, al trabajo en condiciones de explotación y la delincuencia, así como a las clases altas y sus manejos políticos alrededor del mundo. En este contexto se suma la guerra de independencia que están llevando cabo los nacientes Estados Unidos con el Imperio Británico en apogeo, siendo dueño del Mundo mediante el colonialismo que ejercía tanto la Corona desde Londres, como la Compañía de las Indias Orientales con su absoluto poder con lo que sucedía más allá de las Islas.

El imperio Británico es el más poderoso del Mundo y, si bien el contexto histórico de la serie resulta un poco escaso por darle fluidez a la trama, sí que nos queda claro el retrato que hacen de las luchas internas por el poder del mundo entre la Corona y la Compañía y entre estas y los Estados Unidos, lo que da pie a intrigas políticas que son llamativas y que dan cierto empaque a la trama, pero los personajes hacen que la credibilidad de esta sea un poco escasa. La serie recuerda a las películas infantiles o de superhéroes en la que los buenos son muy buenos y los malos son muy malos, con los villanos siendo personas poderosísimas y muy malvadas y sus subalternos unos estúpidos que temen mucho a su jefe

El reparto es de altos vuelos, lleno de caras conocidas, algo, por otra parte extraño para tratarse de una serie, pero a lo que cada vez estamos más acostumbrados. Tenemos a Jonathan Pryce (Juego de Tronos o Piratas del Caribe), a Michael Kelly (House of Cards) o a Stephen Graham (This is England o Boardwalk Empire), Ona Chaplin (Juego de Tronos), y al protagonista y productor (entre otros muchos, no vamos a nombrar a todos), Tom Hardy (Peaky Blinders). La interpretación de todos los actores es buena. El problema radica en que los personajes no tienen apenas profundidad, limitándose a ser lo que se espera de ellos según el rol que desarrollan en la trama.

La interpretación de Tom Hardy es muy buena, aunque a veces resulte forzada, pero quizá esto sea achacable a lo excesivo de su personaje. Y es que no solo les pasa a los malos el parecer sacados de una película de superhéroes o infantil, también al protagonista. Siempre le sale todo bien, salvo algunas veces, pero en estos momentos es siempre más listo, más fuerte, más rápido, más alto y más guapo que sus enemigos. Además siempre es perseguido por mujeres y levanta admiraciones allá donde va, bien sea por su actitud de macho o bien sea por los rumores de su turbio pasado.

nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn.jpg
youtube.com

Lo hueco de Taboo y lo arquetípico de sus personajes no quita que la serie tenga un halo de atracción misteriosa, en gran parte gracias a los personajes (su aspecto y sus condiciones de vida fundamentalmente) y otra parte gracias a la época en la que se desarrolla, en la que la mayor aventura imaginable era subirse a un barco y surcar los desconocidos océanos. Los oscuros empedrados de Londres, el halo tenebroso y atrayente de los bajos fondos, así como el poder y las conspiraciones de las negociaciones políticas se entrecruzan en la serie con ritos chamánicos de tribus africanas.

Taboo tiene todo lo que se le puede exigir a un buen producto: la trama es atrayente, es atractiva de ver y es entretenida, aunque a pesar de los nombres propios que participan de ella, la elevada inversión y lo bueno de la atmósfera, no destaque por nada más que por ser una serie mediocre, que valdrá para hacer negocio pero de la que dentro de unos años no se acordará nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s