Fake News o lo que Bob Dole y la industria del huevo no quieren que sepas

descarga

La Guardia Civil desarticula una mafia dedicada al contrabando de cuentos para niños.

Efectivos de la Guardia Civil han detenido esta mañana (en torno a las 6 y media de la tarde) en Hong Kong a los presuntos integrantes de una violenta red criminal dedicada al contrabando de cuentos para niños. Y es que, además de varias ballestas y un Monopoli extremadamente afilado en sus cantos, según fuentes policiales, a esta mafia se la ha intervenido cerca de un millar de historietas para infantes, entre cuyos títulos se encontrarían obras tan adictivas como Alicia en el país del pantumaca, El libro de la Selma o Los Aristogamos, si bien el inventario no ha sido catalogado todavía al completo. Igualmente, las primeras investigaciones apuntan a que la red habría contactado con los distribuidores de Pulgarcito se va de jajas de cara a hacerse con este cuento de Perraut, actualmente en prisión acusado de estar muerto hace siglos.

Según el comisario Ilich Montesino O’Heary,  hombre cercano a las 90 libras de peso, el contenido de estos libretos era “ofensivamente educativo, ya que permitía a los jóvenes aprehender para sí fracciones de realidad inconmensurables a través de historietas amenas y figuras alegóricas, lo que luego la mafia usaba para que estos niños fueran productivos y ciudadanos en el sentido helénico”.  Por si esto fuera poco, “los nudos de esta red de pesca se servían de apelaciones al raciocinio y a la buena fe para intentar inculcar a los más jóvenes un humanismo de lo más casposo”.

Por otra parte, cabe decir que el fiscal al que los poderes fácticos han designado este caso ya ha anunciado que pedirá al menos una cabeza para cada de los integrantes de este grupo de criminales. Por su parte, el magistrado Melchor Seferovich O´Shea ha fijado la fianza en los 4.560 reales por barba y dos o tres piezas de ganado puestas “de forma mancomunada y sin racanear”, tal y como aparece en el auto del juez, un Bugatti Veyron. Sea como sea, habrá que esperar a que los productores de CSI Las Vegas (Cáceres) resuelvan el caso para conocer el desenlace de esta truculenta historia.

Los agricultores nórdicos no cultivarán más la remolacha. 

Decenas de daneses, suecos y ostrogodos se han manifestado esta mañana de ayer en la Plaza de la Concordia, Madrid,  reclamando sus derechos. Bajo eslóganes como “No más remolacha para tanta cucaracha” o “Esperanza, hija de fruta” los agricultores, convocados por el sindicato CERUMEN (Coordinadora Estatal de la Remolacha Unida por la Mera Especulación Normanda), han agitado sus banderas inconstitucionales frente al Ministerio de Plantaciones de Remolachas en Países que no son el Nuestro, cartera que recae en la actualidad en el ex-presidente de España Mariano Ramón.

Según ha argumentado ante nuestros micrófonos Johansen de Lerma Stoudemire, portavoz de CERUMEN, “la remolacha no se planta sola. Hace falta viento, sol y agua, y eso cuesta mucho dinero, dinero que desde el Gobierno nos niegan”. Para solucionar esto, Johanseen cree que es necesaria “una voluntad política que no veo por ninguna parte”, así como “un par de euros, al menos”. Hasta que estas exigencias no se cumplan, los agricultores (el 99% de los cuales ha secundado la movilización) no plantarán ni extraerán de la madre tierra ni una remolacha más.

Por su parte, Mariano Ramón ha tildado estás movilizaciones de “golpistas”, así como ha recordado a la plataforma CERUMEN que “el Ministerio de Plantaciones de Remolachas en Países que no son el Nuestro se encarga de lo que bien dice su nombre, no de plantaciones de remolachas en países que SÍ son el nuestro”. Por ello, ha recalcado que las quejas deberían formularse al Ministerio de Agricultura y Cerdos.  Finalmente, cabe decir que desde esta institución, ya se han realizado las primeras medidas de cara a solucionar este conflicto que amenaza con eliminar el color morado de las ensaladas españolas. Según fuentes ministeriales, la primera acción llevada a cabo habría sido la de descolgar el teléfono para que no llamaran más periodistas, mientras que se espera que en las próximas horas se convoque una rueda de mutismo institucional.

Adelanto del libro La Municipalidad de España, por Milena Arias Fonseca.

Quizá convertir España en un enorme municipio pueda parecer a simple vista manifiestamente absurdo, pero, al igual que Napoleón entró en la Península tan sólo para invadir Portugal -en muy malas manos por esos tiempos-, lo que viene siendo España es y será siempre una nación. El inminente es cambio, tanto que parece haberse trastocado el orden natural de las cosas. Y es que, en este preciso momento de la Historia en el que los tiempos, como los cerdos, vuelan sin esperar nada de nadie; las ideas llegan tarde a los hechos. La clase política española, como es habitual, sigue sin reconocer una verdad fundamental: deberíamos estructurarnos al estilo polis griega.

Con este método, la difusa llanura ideológica que separa los barrios de Madrid y Barcelona, de Santiago y Algeciras, apenas seguirá existiendo uno o dos lustros, a lo sumo, lo que acabará necesariamente con cualquier posible pretensión puigdemoniaca futura. Del mismo modo, ya no habrá más guerras carlistas, pues tampoco habrá más Felipes, Alfonsos y Juanes en números romanos entre los cuales “elegir”, pues solo habrá un alcalde para todos, como hay un solo Papa para la cristiandad. Y todo el mundo sabe que un alcalde es una persona por definición cercana, que se deja ver pasear, y que no pide el trato de excelentísimo. Con unos buenos concejales de urbanismo y medio ambiente, pronto las ardillas podrán volver a cruzar el territorio nacional (municipal) sin tocar el suelo sirviéndose de los cables de tendido.

De rezagados históricos (solo hemos exportado palabrería, fanatismo y lana merina) pasaríamos a  ser referentes mundiales. Consecuentemente, si nos decidimos y pronto, nuestro ejemplo hará que Ciudad de México pase a ser todo México; logrará que Italia vuelva a ser Roma; y, por último, obligará a Estados Unidos a reconocer a Palestina como ciudad. Igualmente, todo el mundo sabe que las relaciones entre, por ejemplo, Salamanca y Palencia son mucho más eficientes y humanas que entre dos equivalentes como Polonia y la Alemania nazi, por lo que podría reducirse prontamente todos los conflictos que salpican el mundo y lo manchan día a día de más y más barro.

Quizá todo esto no guste a apuestos progresistas que apuestan por un federalismo algo más que de facto para su país; seguramente la idea de la municipalidad de España tampoco recabe apoyos de las filas de aquestos tories que añoran el paraíso perdido de un imperialismo basado en familias de sangre azul (la ciencia ha demostrado que esto ocurre al casarse con primos) caracterizadas históricamente por odiar tanto la cultura como la blasfemia y el trabajo manual (y el dinero hasta hace relativamente poco). Sería más barato para todos, si los votantes dejasen de hacer caso a estos botarates (pues al botarate, independientemente de sus inclinaciones ideológicas, no puede aplicársele otro adjetivo que el de botarate) y los improperios que emanan de sus bocas: que si estado plurinacional, que si una España “grande, libre y una”, que si café digestivo para todos… Y es que, digan lo que digan, España es una ciudad, lo quieran o no estos señores.

Otros titulares destacados:

-Internacional: Kazajistán será cambiado de sitio en 2019. 

-Internacional: Corea del Norte amenaza con empezar una guerra de cosquillas a escala planetaria.

-Nacional: ¡Escándalo en Torrevieja! El concejal de Pesca se queda las vueltas de un ultramarinos. 

-Economía: La CNMC multa a Iberdrola por no regar las plantas de su sede en Móstoles.

-Editorial: ¿Es Pablo Iglesias realmente Juan Botero? Análisis pormenorizado de su casta coleta.

-Cultura: Netflix se hace con los derechos de la última temporada de balonmano.

-Deportes: Neymar pide al PSG que le deje irse al Fenerbache.

-Salud: La cerveza sin alcohol, en el punto de mira de las autoridades sanitarias.

-Sociedad: Los Gemeliers aparecerán en la próxima temporada de Juego de Tronos.

-Moda: Yung Beef estrena single y bambas.

-Gastronomía: Madrid Fusión da por concluida su VII edición con al menos 76 fallecidos.

-Tecnología (publicidad encubierta): Mercadona renovará su flota de carritos en 2030.

Hemeroteca: 

Fake news: lo que la CIA y el parque de bomberos de Móstoles no quieren que sepas

Fake news o lo que Leroy Merlin y Morgan Freeman no quieren que sepas

Fake News o lo que Yoko Ono y el Gobierno birmano no quieren que sepas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s