Black Mirror: Black Museum

Junto a frases como “está to guapa” o “hazme caso, raya mazo”, la manera principal de instar a tus allegados a viesen Black Mirror, era afirmándoles que daba igual por dónde empezasen la serie; pues todos sus episodios, pese a que todos formaban parte de la misma tecno-paranoía, son independientes entre sí. Sin embargo, en Black Museum, el último episodio de la cuarta temporada, esta última afirmación deja de ser cierta.

Y es que Black Museum deja absolutamente claro que todos los episodios suceden en un mismo universo, no en realidades paralelas o en mundos alternativos. Este cambio en el sentido de la serie, hace que más de uno se haya preguntado qué orden temporal sigue realmente la trama, pues es innegable que del Reino Unido prácticamente contemporaneo que aparece en El himno nacional al mundo distópico en el que transcurre Cabeza de Metal debe existir un amplio lapsus de tiempo.  Sin embargo, el gran grueso de los episodios sí que podrían coincidir en el tiempo, pues los inventos o sociedades que en ellos se muestran no son excluyentes entre sí.

Pero… ¿cómo consigue Brooker aunar lo que antes estaba suelto? Muy fácil: metiendo referencias y guiños a diestro y siniestro. Tal y como afirmó Colm McCarthy, en quién recayó la dirección de este episodio, “hay muchos easter eggs (huevos de pascua), no sólo de esta temporada, sino que de todas las anteriores. Si alguien realmente se da el tiempo de buscar, encontrará referencias para todos los episodios, desde el primero”. Si bien desde el Cenicero no hemos encontrado referencias a todos y cada uno de los episodios, nos hemos quedado en un honorable 12 de 18. Sin embargo, antes de nombrarlos uno a uno, hablemos un poco de Black Museum en sí.

En lo que respecta a la estructura de este episodio, puede afirmarse que ésta es prácticamente idéntica a la ideada por Charlie Brooker en Blanca Navidad. Y es que, mediante la conversación entre los personas, van sucediendose en la pantalla pequeñas historias centradas en el invento tecnológico de turno. En este caso, la visita de Nish (Letitia Wright) al museo de Rolo Haynes (Douglas Hodge) da pie a que este último, propietario y creador de algunos de los inventos que se exponen en Black Museum, nos cuente en qué consisten algunos de ellos.

La primera historia que nos cuenta Rolo trata sobre las repercusiones que tuvo en la vida de un doctor uno de sus primeros inventos, una especie de receptor que, incrustado en su cerebro, permitía al mismo sentir las emociones de sus pacientes, lo que le facilitaba el diagnostico de su enfermedad. Sin embargo, una experiencia cercana a la muerte hará que este doctor, tal y como nos dice Rolo, se convierta en un tenaz sadomasoquista que pretende, y aparentemente consigue, “viajar al Nirvana a través del dolor”. Y es que se ha hecho adicto a esta sensación.

ffsfsdf

El siguiente invento del que nos participa Rolo permite que, al morir el cuerpo de una mujer, su “consciencia” (o “alma” o como quiera decírsele) pueda ser transapasada al cerebro de su marido. Así, la mujer que hay dentro de él oye, ve y siente lo mismo que él.  Sin embargo, que el marido quiera rehacer su vida hace que este invento empiece a hacersele incomodo. Y es que “él no tiene intimidad”, mientras que ella es completamente dependiente de él, pues ni siquiera tiene voz para el resto del mundo. Finalmente, la consciencia de ella será transladada a un osito de peluche, uno de los objetos más tristes del museo, según el propio Rolo.

El último invento, el “plato estrella” del museo,  no se sabe exactamente qué es. En la serie nos dan dos opciones: o una copia exacta de un asesino, Clayton Leight, ejecutado en la silla electrica (quien cedió sus derechos virtuales a Rolo a cambio de dinero); o, más que una copia, el propio Clayton Leight en forma de “holograma”, por así decirlo. Este invento es el que más reporta beneficios a Rolo, pues los sádicos y los supremacistas blancos sienten un especial placer en volver a ejecutar a Clayton, a quien el exceso de voltios ha freído el cerebro.

Llegados a este punto, no es baladí reiterar las semejanzas existentes entre la estructura de este capítulo y el de Blanca Navidad. Y es que en los últimos minutos de metraje se “rompe el engaño” en el que se había sumido al espectador mediante un giro de tuerca inesperado. Y es que Nish no está visitando el museo por diversión o morbo, sino que anda por esos lares en busca de venganza, pues Clayton Leight es su padre. Por lo tanto, que menos que envenenar a Rolo y hacerle sufrir el mismo destino que el deparó a su progenitor. Pese a que este recurso es legítimo y puede gustar, al menos en mí caso, el uso recurrente de este estilo de finales comienza a ser cansino en Black Mirror.

Visto a grosso modo el capítulo, pongámonos manos a la obra y hablemos de las 12 de 18 referencias a otros episodios que hemos encontrado en Black Museum.  A estos efectos, desde el Cenicero pedimos a nuestros queridos lector@s su colaboración ciudadana. Por ello, si descubriste algun guiño que nosotros no, no dudes en dejarlo escrito en los comentarios. Sin más, aquí van los nuestros:

-El himno nacional: Personalmente, a pesar de que ví dos veces Black Museum precisamente para hacerme con todos sus guiños, no descubrí ninguno de este episodio. Sin embargo, buceando por internet, he encontrado dos; si bien el primero (el que haya un hombre ahorcado, mismo final que se daba a sí mismo el terrorista del primer cápitulo de esta serie) es un tanto rebuscado. Sea como sea, la referencia más clara, según parece, es cuando el médico-sádico ve por la televisión el canal UKN, quien fuera la primera cadena en anunciar al público británico que su Primer Ministro tendría que follarse a un cerdo si quería salvar a la princesa del país.

-15 millones de méritos: En una de las historietas que forman Black Museum, un personaje aparece leyendo un tebeo titulado “15 millones de méritos”. Quizá esta sea la referencia más cutre de todas, ya que que convierte al capítulo de las bicletas estáticas (que parecía formar parte de un futuro mucho más lejano que la mayoría de episodios) en mera ficción. Y es que da la sensación de que al creador de la serie no se le ha ocurrido otra manera de encajar este episodio en el corpus.

-Tu historia completa: NOT FOUND.

-Ahora mismo vuelvo: Esta referencia es tan illuminati que apenas merece la pena mentarla. Basta decir que algunos internautas piensan que el guiño se encuentra en el nombre de la gasolinera en la que está ubicado este museo. Decir que yo no fui capaz siquiera de pensar en ello.

-Oso Blanco: En una pantalla dentro del museo aparece la cara de la protagonista de este episodio, así como también se ve el símbolo que predominaba en este capítulo en el que la justicia había pasado a ser puro espectáculo y catársis colectiva.

-El momento Waldo NOT FOUND.

-Blanca Navidad: Durante un breve instante, al fondo de nuestras pantallas, aparece una especie de cristalera inundada de blanco en la que destacan las figuras de dos personas sentadas a una mesa, cuya visión me recordó al último instante de Blanca Navidad, justo cuando se nos dice que la casa en la que transcurría buena parte de su trama había sido reproducida virtualmente con el objetivo de pillar en un renuncio a un delincuente. Asimismo, los inventos de Rolo recuerdan bastante a los que aparecen en este capítulo.

Nosedive: NOT FOUND.

-Playtesting: Supuestamente (yo no fuí capaz de verlo), aparece recreada una parte de la “terrorífica” mansión en la que transcurre este episodio en una esquinita del museo.

-Cállate y baila: Realmente, quien haya encontrado este guiño es un verdadero genio, más aún que el que lo haya puesto. Y es que en un momento, dentro de la historieta del sadomédico, Rolo le explica el invento al mismo mostrándole dos ratones disecados. Los nombres de los roedores, Kenny y Héctor, son los mismos que los de dos protagonistas de Cállate y baila.

-San Junipero: San Junipero, además de la ciudad virtual, era el propio hospital desde el cual los enfermos terminales eran subidos a la nube. En este caso, Rolo Haynes nos habla de San Junipero al participarnos de la historia del sado-médico, pues este trabajaba en el mismo. Por otra parte, el invento de llevar la conciencia a un peluche sería una especie de versión beta de San Junipero.

-La ciencia de matar: NOT FOUND.

-El odio nacional: En una pequeño estante aparece una aún más pequeña abejita robótica de las que utilizaba el terrorista-youtube de este episodio.

-USS Callister: En una de las vitrinas del museo aparece la máquina de clonar copias virtuales a partir de muestras de ADN. Igualmente, aparece la piruleta semiderretida del niño al que el malvado creador de este invento lanzó al espacio por los siglos de los siglos.

-Arkangel: En un momento dado, Nish se queda observando la unidad parental con la que la protagonista de este relato intenta matar a su madre tras que esta la espiase y controlase a través del mismo.

-Crocodile: Esta referencia, para quien ha visto el capítulo, es una de las más claras, pues la bañera manchada de sangre situada en el centro del museo llama no poco la atención. Asimismo, en un momento de Cocodrile aparece en la televisión que ha sido hallado sin vida el cuerpo de Denise Stanley, reportera que, tal y como se nos dice en Black Museum, habría matado el padre de Nish.

-Hang the DJ: NOT FOUND.

Cabeza de metal: NOT FOUND.

Para finalizar esta entrada, he de reconocer que, pese a que la idea de aunar lo que parecían episodios independientes en un mismo universo me parece brillante (así como muy compleja de realizar), su ejecución, al menos a mi juicio, deja bastante que desear.

.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s