Show me a Hero

“Que se joda el espectador medio”. Esta es una de las frases lapidarias de David Simon con la que describe su manera de hacer televisión, concretamente series y miniseries. Trabajador exclusivo de la cadena estadounidense de pago HBO, Simon ha dejado obras del calibre de The Wire o Treme, que, si bien no son obras que hayan batido récords de audiencia en sus emisiones en directo, han quedado para la posteridad como obras de culto que han sabido radiografiar las historias y entramados que han querido relatar.

...

Nick Wasicsko, alcalde de Yonkers. (HBO.com)

 

Haciendo gala de un buen jodimiento al espectador medio y basándose en la cita “muéstrame un héroe y te escribiré una tragedia”, del escritor norteamericano Francis Scott Fitzgerald, David Simon y HBO crearon la miniserie Show Me a Hero, en la que se narra la debacle política de un alcalde por el simple hecho de acatar la ley y hacer algo que se supone moralmente correcto.

Los 6 capítulos que la componen se estrenaron en la segunda quincena del mes de agosto del 2015 y nos trasladan al periodo de tiempo comprendido entre 1987 y 1993 transcurridos en Yonkers,  ciudad cercana a Nueva york. Nick Wasicsko (Óscar Isaac) es el alcalde electo más joven de la historia de los Estados Unidos, y se enfrenta al mayor problema de su carrera política y seguramente de su vida laboral: en una ciudad en el que el ochenta por ciento de la población es blanca, un juez federal de los Estados Unidos obliga al ayuntamiento a construir un plan de vivienda pública para el resto de las razas que están segregadas y así ayudar a su integración.

Por supuesto, ninguno de los votantes del alcalde quieren esas viviendas en sus barrios, pero el tribunal obliga a su construcción amenazando con embargar las finanzas de la ciudad y de llevar esta a la quiebra si no se cumple la sentencia. Como pueden imaginar la polémica está servida: los ciudadanos blancos acomodados están en su mayoría en contra de la desegregación, pues creen que las viviendas sociales y la gente que atraerán degradará sus barrios, reducirá el valor de sus propiedades y harán de sus calles un lugar más inseguro lleno de delincuencia y drogas. Se arman movimientos vecinales que organizan manifestaciones y charlas, se organizan concentraciones de protesta y se enturbia el trabajo político. A su vez, otros movimientos a favor de la desegregación también surgen y se organizan, si bien son menos poderosos y potentes.

La serie tiene el carácter coral de la HBO y en especial de David Simon. No solo se cuenta la historia de la ciudad y del alcalde, incontestablemente el protagonista de la serie, sino que se narran historias paralelas como la de la esposa del alcalde (Carla Quevedo), la de una asistente social negra, Norma O´Neal (LaTanya Richardson); o la interesante historia del arquitecto Oscar Newman (Peter Rieguert), el cual fue pionero en demostrar la relación causal que existía entre el urbanismo, la forma de construir las viviendas sociales y de estructurar los barrios en los que se ubican estas con la delincuencia, la pobreza y la falta de integración asociadas a esta.

Más allá de relaciones personales, trabajadoras sociales y teorías de urbanismo novedosas en cuanto a la integración, Simon quiere narrar la vida en las viviendas sociales existentes en la ciudad, todas ellas ubicadas en el barrio de Schlobohm donde se encuentran segregados los vecinos de Yonkers de todas las razas que no sean la blanca. Barrio que, por cierto, tiende a citarse como ejemplo del fracaso de las políticas de desegregación a través de la construcción de viviendas sociales. Hasta que se construyeron las viviendas que diseñó Oscar Newman. Y es que este demostró una cosa tan simple como obvia: si juntas en un pequeño espacio a toda la gente pobre y marginada de la ciudad, esta no se va a integrar con el resto de la población ni va a sentir interés (mi a saber) cómo cambiar su forma de vida.

Show me a Hero es la historia de un período conflictivo de una ciudad pequeña en la que en un determinado momento y lugar se dio un problema concreto que en realidad sirve para extrapolarlo a algo mucho más importante y a gran escala: el problema de segregación y racismo que a día de hoy sigue existiendo en la sociedad estadounidense. Con un buen elenco de actores, una buena historia, un tema siempre recurrente como el racismo, la mano de David Simon y el dinero de HBO, se ha elaborado una miniserie de mucha calidad que, si bien no será recordada por el gran público, servirá para darse cuenta de que las historias de perdedores y un cierto trasfondo social no están enfrentados con hacer buenas series.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s