El Fin de la Comedia, de Ignatius Farray

El Fin de la Comedia es una serie cómica de situación (sitcom) basada en la vida ficticia del cómico Ignatuis Farray. Es un soplo de aire fresco en las productoras nacionales, dado que hacía tiempo que no se veía una serie española tan alejada del gran público y que haya cosechado semejante éxito sin limitarse a buscar la aprobación y la visualización de las masas. En esta se nos narra la vida de un cómico standupero, la vida de un hombre cuarentón dedicado a hacer monólogos.

Hablar de Ignatius es hablar de la stand up comedy, de La Vida Moderna y, cómo no, del Fin de la Comedia. El personaje de Ignatius está muy alejado de su persona. Para los amantes de la literatura, decirles que el personaje está basado en el Ignatius de la maravillosa novela, ya recomendada en el Cenicero, La Conjura de los Necios de O´Toole. Los que conozcan la trayectoria del cómico o disfruten del programa radiofónico La Vida Moderna (Cadena Ser) lo sabrán. Juan Ignacio (su nombre real) es la parte sweet de la persona, mientras que Ignatius es el personaje ansioso, bobalicón y perdido que se nos representa en sus actuaciones profesionales. Y en el Fin de la Comedia se nos da, de forma ficticia, una mezcla casi perfecta entre la parte personal y la parte cómica.

uuuuu
diariodenavarra.es

El Fin de la Comedia son una multitud de sketches mezclados con la vida de un personaje que, todo hay que decirlo, se parece quizá en exceso al que vemos representado en La Vida Moderna y en apariciones en otros programas como Late Motiv de Buenafuente. Pero no se puede culpar a Ignatius. El personaje es demasiado bueno. Los sketches hacen un humor irreverente, atreviéndose a meterse con la corrección política de la sociedad, a ser sincero consigo mismo o a reírse de algo tan duro como la ruptura de un matrimonio y la posterior pelea judicial por la custodia de la descendencia.

La parte cómica de Ignatius (también conocido como La Commedia) no es del gusto de todo el mundo, hay que avisarlo, pero la serie tiene un humor bastante accesible con múltiples gags y cameos, y el que no esté preparado para este se dará cuenta pronto. Los directores y guionistas (en esta faceta también participa el propio Ignatius) Miguel Estaban y Raúl Navarro son grandes amigos del cómico y se nota la cercanía de muchos personajes importantes en el mundo del humor y fuera de él. Montones de apariciones de personajes de la talla de Joaquín Reyes, Andreu Buenafuente, Iñaki Gabilondo, Ernesto Sevilla, Willy Toledo, Verónica Forqué o Javier Cansado realizan algunos de los cameos de la serie e incluso realizan papeles importantes en esta.

El propio Ignatius ha aseverado en varias entrevistas que al realizar los guiones de la primera temporada trataron de eliminar la mayor cantidad posible de chistes, dejando únicamente los estrictamente necesarios, cosa que da la impresión no respetaron del todo en la segunda temporada. Ahora bien, en el desarrollo de toda la serie sentimos un cariño por el protagonista difícil de describir, mezcla entre admiración por las carcajadas que logra sacarnos (todo el mundo quiere a quien le hace reír) y una gran ternura por las situaciones tristes y extravagantes que le suceden.

La serie es un cúmulo de situaciones cómicas que a su vez dan una sensación de nostalgia y tristeza al espectador. Puede parecer una mezcla errónea y distante, pero nada más lejos de la realidad. Es todo un acierto. Si bien es cierto que en la segunda temporada se aprecian más chistes y ganas de hacer reír, por el contrario las situaciones son igual de tristes y extravagantes, quizá incluso más forzadas, pero cercanas al espectador y al personaje. Además la serie está desarrollada casi en su totalidad en Madrid, respetando en todo momento la idiosincrasia de barrios como Malasaña o Lavapiés en los que habita el propio Ignatius.

Ignatius es un personaje encantador a la vez que desencantado que nos explica las crisis que pasa un hombre cercano a los 40 pero que no quiere crecer, y El Fin de la Comedia es una serie necesaria dentro de las producciones españolas. Es fresca, cercana y da a conocer un mundo desconocido para el gran público: la vida real de un cómico profesional. No todo son risas y alegrías, también tienen una vida normal fuera de los escenarios con la que han de lidiar y en la que desean que les sucedan cosas que poder contar en una de sus actuaciones. Olrait.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s