Black Mirror: El odio nacional.

La brillantez creativa de Charlie Brooker se caracteriza por construir mundos tan deformados por la tecnología como creíbles. Ya sea creando nuevas tecnologías, o hipérboles de las existentes, pretende mostrarnos la cara menos amable de nuestros instrumentos, el espejo negro de nuestros smartphones. Salvo algún amago en esta tercera temporada, una vez que crea algo, su “tecno-paranoia” le insta a ponerse en el peor de los casos. Supongo que no sabrá de ingeniería, pero a esta le suple perfectamente una cámara y limitarse a la ficción.

En este último episodio de la tercera temporada (aunque por su hora y media de duración bien podría ser considerado una película), uno de sus inventos le ha encumbrado, de guionista, a profeta. Y es que, partiendo del desastre planetario que supondría la extinción de las abejas, tanto a Brooker como a unos investigadores de la Universidad de Varsovia se les ha ocurrido la misma solución: un dron que polinice por ellas. O al menos para eso deberían estar programadas.

descarga

Las detective Park y su sombra, Blue Colison, investigan la muerte de una periodista. Aunque parece a primera vista violencia doméstica, Blue, que trabajaba en la sección cibernética, quiere seguir otra vía en la investigación, pues sería una coincidencia que justo hoy, por haber insultado a una pobre anciana en un artículo, sea el blanco de la ira de Reino Unido. Y es que, además de insultarla por todos los medios a su alcance (por la calle, en programas de televisión, en “Twitter”… ), el más indignado le escribió el suyo en una tarta: “Jodida Zorra”.

Blue, además de obligar a un compañero a mirar sin éxito si el pastel contenía algún veneno, investiga en las redes sociales a aquellos que, además de insultar, le desearon la muerte. Son bastantes. A Park, bastante más experimentada en “estos casos” , no le convence, pero cuando muere un rapero no le queda otra. Y es que Task se había metido con un niño de nueve años, diciéndole que el baile no era lo suyo en un programa televisivo. Las cámaras muestran a un Tas desesperado intentando suicidarse, no lográndolo por que sus amigos eran bastante forzudos.

Sin embargo, aunque Blue andaba mucho más encaminada, ambas quedan consternadas cuando a Tas lo acaba matando un objeto metálico que tenía en el cerebro, pues la máquina quirúrgica ha actuado como un imán. El objeto, al igual que descubrirán en el cerebro de la periodista, no es otro que un ADI, es decir, uno de esos “drones-insectos que imitan a las abejas”.

Y es que estas nuevas abejas ya no pican, pero por contrapartida se meten en los oídos de las personas para, una vez recorrido toda la región del cerebro “encargada” del dolor, matar. Pero, como perjura una y otra vez el creador del invento, esto no debería suceder, no sin un hacker de por medio.

Este hacker, llamado Garreth Scholes, cuelga un manifiesto de “98 páginas” en internet, titulado “El engranaje de las consecuencias” en el que explica su ideario terrorista: que la gente se haga responsable de sus actos, de lo que escribe henchida de odio. Para ello, cada semana, la persona con más hastag “Muerte a …” en redes aparecerá muerta. “Es una lección de moralidad”.

Y es que el título de este capitulo es una variante del primero de esta serie: Himno nacional. Las semejanzas son incuestionables: La red ejerciendo de mecanismo de propagación masivo e imparable, en ambas un terrorista utiliza las redes sociales para, además de tratar de justificar sus actos, hacer que sea el público quién decida; además de que lo que va ocurrir, las repercusiones de sus actos. Y, si bien en el primero el público y el partido del gobierno obligan al Primer Ministro a acudir a la llamada nacional, a sacrificarse por su país, en el último de esta fantástica temporada obliga al público a ser, mínimo, cómplice de asesinato. Ahora decide completamente quien muere.

Sin embargo, el terrorista acaba matando también a todos los que han usado el hastag. No consiguen atraparle, aunque Blue o bien lo persigue o bien estaba en el ajo. Esperemos que la semejanza en el nombre de los capítulos no indique que ningún círculo ha sido cerrado, y que Black Mirror continuará sorprendiendo y asustando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s