Poesía cortesía de Isaac Vilchis ||

¿Qué no son las angustias que alimentan tus celos y que agobian tu alma?
La misma que protege y te abraza,
y sé que más de uno te aclama, tu hipócrita sonrisa.

Yo no sé con qué pudor lo hacen
pero sabiendas de lo sucedido, no me acerco,
más aun que te aborden,
pues yo te aborrezco.

Mujer mezquina, tramposa de mis sueños
¿Qué haces tú que no puedo yo, para olvidarte?
¿Qué hago yo para ignorar tu abandono?
Déjame, es lo que quiero aconsejarte.

Aun soy amable para ser despiadado,
y tomar venganza de lo planeado,
es absurdo con los años abscondo,
mi amor abnegado.

¿Cómo desaparezco sin desaparecerme?
Pues me quiero aun si no es que me engaño,
Ella es la repentina de mis sueños mal logrados,
La que alimenta mi dolor desmedido.

Me alimento así con mi propia sangre,
Para ver si así culmina,
Mi dolor entremezclado,
Espero que no sea eso… lo que me apasiona

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s