Poesía cortesía de Isaac Vilchis ||

 

Es que no me emociono, no me desespero,

soy como un perfume de poco aroma,

hasta reconozco por anónimo

el hecho, lo que soy, no me altero.

 

Me he buscado como el artillero,

flecha tras flecha para que carcoma,

mi corazón vacío que me transforma,

mi odio, mi rabia, pudor traicionero.

Feliz me encuentro porque no siento,

y no sé la diferencia entre amor o infierno,

y ahora me doy cuenta que no existo.

Citadino eterno,

eternamente en las tinieblas me encuentro,

fruto de la muerte,

                                    ya ni llorar es bueno.

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s