Los comunistas liberales o cómo Mark Zuckerberg engaña al mundo

¿Cómo puede ser que, en estos tiempos de feroz capitalismo, existan aplicaciones gratuitas que facilitan tanto nuestra existencia? Pues porque, por suerte para nosotros, sus creadores piensan en el beneficio del hombre, quieren ayudarnos a los pobres mortales. Algo que dicta su condición de filántropos. Quién puede dudar de Mark Zuckerberg, creador de Facebook, si viste con camisetas y no con costosos trajes de marca.

Para definir a la nueva ola de benévolos capitalistas el filósofo y sociólogo esloveno Slavoj Žižek utilizó con sorna el término comunistas liberales. Aunque parezcan irreconciliables, ambas ideologías -comunismo y liberalismo en el sentido económico cuyas raíces están en la escuela austríaca- se entrelazan para crear a estos monopolistas humanitarios acaparadores del amor de las masas debido a su infinita bondad. Es inimaginable que un ser humano ayude a cambiar el mundo gratuitamente. Pues ellos lo hacen. Software gratis para todos. Hay que recordar que la mayoría dejan los estudios universitarios, son como cualquier currito en una obra -aunque es cierto que los dejan en Harvard-. No tienen cualificación superior pero son la constatación de que una idea maravillosa te puede hacer millonario. Esperanzador.

mark_zuckerberg_-_south_by_southwest_2008

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook

Todos ayudan en causas humanitarias. Cuánto hace falta para acabar con el ébola, que los comunistas liberales están siempre dejándose unos millones en la beneficiencia. ¿Un millón quieres? Toma dos y curas la malaria también. Es una pena que luego organismos burocráticos como la malvada Unión Europea digan que si abusan de posición dominante en el mercado, que si alcanzan acuerdos ilegítimos con los Estados para tributar un 0,005%, que si sitúan las filiales en países que permiten tributar a las sociedades con sede en el extranjero a tipos impositivos al cero, que si esto es elusión fiscal -que es como se llama a la evasión fiscal legal, porque la hay-.

Y es que los comunistas liberales están en contra de la burocracia. Sus oficinas en Silicon Valley no tienen paredes, solo máquinas de refrescos y horarios flexibles. Será por esa flexibilidad, de la que carecen los burócratas centroeuropeos, por la que no se entiende como gestionan sus filiales en Europa. Esta claro que no lo entienden, porque si no sabrían que los 13.000 millones que Bruselas pidió que recuperase el fisco irlandés han ido destinados a acabar con el hambre en África. Así es como se acaba con los problemas para los comunistas liberales: un problema, una donación. Los miles de millones que consigo evadir no son para tanto, al fin y al cabo, son para invertir en I+D. Y aunque sea el mío ayudará al mundo a ser más feliz con mis costosos inventos.

“El mercado y la responsabilidad social no son opuestos, pueden utilizarse juntos para un beneficio mutuo”, explica Žižek, que sabe que estos comunistas liberales, en su batalla por ayudar -y como buenos liberales- si tienen que hacerse con el monopolio del sector no es por codicia, es por el beneficio de los demás. Nadie tiene el valor suficiente para decir que el intercambio de datos entre Facebook y WhatsApp -ambas de Mark Zuckerberg- es sospechoso. Bueno, sí. Los burócratas europeos quieren saber qué demonios hacen con esos datos. Será que no se leyeron los términos y condiciones de uso. En ellos ponía claramente que ese intercambio era para “mejorar experiencias respecto a anuncios y productos”. Nada más que eso, algo ambigüo, puede. Pero su deseo es ayudar a la gente.

Ni uno solo de los grandes comunistas liberales ha causado el mal a nadie, parece que no se dan cuenta. Bill Gates, por ejemplo. El creador de Windows introdujo un ordenador en cada casa y la justicia norteamericana interpretó a principios de siglo que eran prácticas monopolísticas. Sí, puede que vapulease a los otros navegadores, y tal vez usase las técnicas del capitalismo más salvaje para absorber o destruir a la competencia. ¿Pero en serio ese nerd es capaz de hacer alguna maldad? Si te da su sistema operativo gratis -tan fantástico y funcional- está claro que no esconde nada malo.

Todavía hay gente que duda de estos hombres. Sin embargo, no habría que interponer denuncias por monopolio ni sancionarles por sus acuerdos con Estados que facilitan la evasión fiscal, habría que escribir hagiografías por los milagros que realizan cada día.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s