Escuadrón suicida (2016), de David Ayer

El cine es una industria, y como tal necesita ingresos para sobrevivir. Esa perogrullada viene a colación de la última unión comercial del mundo del Universo DC y Hollywood: Escuadrón suicida. En los últimos años estos productos han sido lo único que ha mantenido saneados los balances, gracias a una simbiosis que parece cada vez más inseparable.

La ingente cantidad de películas sobre este género -porque ya es un género, como si se tratase de un western o una comedia romántica- ha provocado que los productores y guionistas de las majors tengan que devanarse los sesos para buscar nuevos productos. No se puede estrenar una película de Batman o de Superman cada mes, como mucho puedes hacer Batman vs. Superman, demostrando que la originilidad brilla por su ausencia. Estos nuevos productos acaban siendo héroes -o antihéroes- desconocidos para el gran público.

Al final lo que han conseguido con Escuadrón suicida es un quiero y no puedo. Desarrollan unos personajes desconocidos de forma deslavazada, a grandes rasgos, suponiendo que se puede empatizar con ellos. Una ignorancia previa que evitas cuando el protagonista es Peter Parker. Esto no sería grave si la película no se divide en dos partes claramente diferenciadas: presentación escueta y escenas de acción inconexas.

Escuadr_n_suicida-777079545-large

Fuente: Filmaffinity.com

Escuadrón suicida es otra muestra del viraje que están intentando dar a un producto agotado tras años de saturación. Deadpool (2016) o Guardianes de la Galaxia (2014) fueron los primeros intentos de un cine de superhéroes subversivo, que intenta evitar maniqueísmos, más adulto y transgresor. Pero la película de David Ayer no es nada de eso. Lo cierto es que el pretexto podría ser asumible, aunque es ciertamente absurdo. Quién encomendaría la tarea de proteger el mundo a unos delincuentes. Es como si se pidiese al Partido Popular encabezar una comisión anticorrupción. No iba a salir bien.

Porque ese intento de rebeldía, de crítica al sistema, acaba en nada. El objetivo podía haber sido mostrar a unos personajes que no son culpables de sus malos actos, que actúan así debido a la violencia sistémica, que los obligo a torcerse y los apartó de la sociedad por no seguir sus reglas. Lo que se representa es a una señora en traje -muy mala- que reúne a unos criminales. Toda esa tabarra para que al final el malo malísimo no sea el sistema opresor, sino una bruja que lanza rayos y quiere destruir el mundo sin un motivo aparente. Lo de siempre, pero intentándo maquillarlo con una pátina de subversión.

Pero los mayores inconvenientes acaban llegando de la mano de la dirección y del guión. No es posible que David Ayer piense que el desarrollo de la relación entre los protagonistas es coherente. En apenas una noche de relación se califican entre ellos como “familia”, cuando se supone que son unos sociópatas desalmados. Aunque lo que más chirría es el desarrollo del relato, inconexo, que se parte por culpa un suceso aleatorio -la huída de June Moone en la estación de metro- y que vive de los flashbacks para explicar detalles que obvió minutos antes. En cuanto a las escenas de acción -constantes-, se parecen demasiado a las de cualquier película rodada por un operario con parkinson. Eso sí, en la escena final no puede faltar la cámara lenta.

A su favor, Will Smith (Deadshot) y Margot Robbie (Harley Quinn) aportan carisma a sus personajes, salvando ese aspecto. Algo distinto de la actuación de Jared Leto (Joker), presuntuosa e innecesaria. Normal que en el montaje decidieran cortar escenas en las que salía para restarle importancia. La banda sonora tenía alguna pieza entrañable, como Bohemian Rapshody de Queen, que, aunque no venía a cuento, se agradece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s