Trumbo. La lista negra de Hollywood (2015), Jay Roach

Rectificar es de sabios. Reconocer nuestros errores en pos de nuestro desarrollo como seres humanos es vital para realizarnos. O también se puede rectificar si eres un productor de Hollywood ávido de ingresos. Nunca viene mal obviar las responsabilidades pasadas si se obtiene un cuantioso beneficio. Trumbo. La lista negra de Hollywood cuenta -como bien adelanta el cartel de la película- los años en los que la industria americana perseguía y estigmatizaba a las personas por tener una ideología alejada de los preceptos norteamericanos. El macarthismo obligó a muchas personas a reprimir sus ideas debido a esta absurda ‘caza de brujas’, una de las páginas negras de la historia de Estados Unidos.

Trumbo entretiene y es que las películas basadas en hechos reales es lo que tienen, que aunque no sean brillantes el afán por conocer la vida de los otros nos hará quedarnos pegados a la pantalla. El voyerismo que corre por las venas de cada espectador nos hace desear saber los entresijos de la vida sexual de un personaje que desconocíamos hasta hace escasos minutos o cómo eran sus deposiciones.

Trumbo_La_lista_negra_de_Hollywood-364120615-large

Fuente: Filmaffinity.com

No indaga mucho en el momento histórico ni tampoco busca reinventar el género. Pero cuenta una vida interesante. Se acerca a la figura de Dalton Trumbo sin complicaciones, alaba su faceta de genial guionista y su perseverancia en la búsqueda de libertad de pensamiento, tanto la suya como la ajena. Ahora, varias décadas después de su encarcelamiento por seguir fiel a sus principios, la misma industria que le dio la espalda decide encumbrarlo.

Porque en estos años en los que el patriotismo enfermizo era de agrado público, donde caían amistades y principios por no perder mansiones en Beverlly Hills había figuras que no se amedrentaban. Si no fuese por ellos todavía se nos diría cómo pensar o qué decir y se irían propugnando listas negras por el mancillado bien común.

Sobre Bryan Cranston decir que todo lo que hace recibe merecidos elogios, cada nuevo papel que escoge lo convierte en interesante. Lo mismo pasa con John Goodman y Helen Mirren. Lo hacen tan bien que si fuesen protagonistas en la próxima aberración de Marvel merecería la pena ir al cine a verla.

Pero es Dalton Trumbo la figura en la que recae todo el peso de la película. Dos veces ganador del Oscar al mejor argumento- premios por Vacaciones en Roma y El Bravo que no pudo recoger por ser un reputado miembro de la lista negra-, en los últimos años de su vida se puso detrás de la cámara para dirigir la adaptación de su novela Johnny cogió su fusil y acabó ganando el Gran Premio del Jurado en Cannes. Un argumento que se le ocurrió cuando combatía en la Primera Guerra Mundial, defendiendo a su país.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s