Sinvergüenzas.

“Hablo de España y me lleno de emoción, y es que te tengo muy dentro del corazón” Así comienza sonando una canción del controvertido grupo de punk Ska-p, llamada Ñapa-es. ¿No les parece el título un genial juego de palabras?

Y es que somos españoles de España. Tenemos las caras más duras del mundo mundial y aquí no pasa nada nunca. Mucho ruido y pocas nueces. Multitudinarias manifestaciones que piden a una cadena de televisión privada que mantenga a un señor/a dentro de la enésima edición de un experimento sociológico. Ni una protesta en las calles hacia todo el famoseo y gentes de altas alcurnias que han sido cazados con cuentas en el extranjero gracias al fantástico trabajo que ha realizado el Consorcio internacional de periodistas de Investigación. Si el pobre Orwell levantase la cabeza y viese en qué han convertido al protagonista de su maravillosa y premonitoria novela…

Miren que me da por culo estar tan de acuerdo en algo con un político, nunca me he fiado de ellos en exceso y he tratado de ser lo menos dogmático en cuanto a política partidista se refiere, tratando de mantenerme alejado de militancias y afiliaciones, pero es que en estos temas uno se asquea y agarra unos cabreos de aúpa. Que haya ciudadanos que lleven como discurso a España, se llenen la boca de España, lleven la banderita de España en la muñeca, en su coche, en las gafas de sol, en los calzoncillos, “en su corazón”, en la solapita del delantal, en el color de su pintaúñas y vaya usted a saber donde más, se sepa que la única y exclusiva obligación que tiene para con su país y sus ciudadanos, que es pagar sus impuestos religiosamente como hacemos todo hijo de vecino, no lo hacen, es síntoma muy significativo y por completa desgracia, de España. Españoles de pulsera, tienes toda la razón Pablo.

Bertín Osborne, José María Aznar, Rodrigo Rato, la hermana del rey emérito, el ministro Soria, Miguel Blesa, los Thyssen, Imanol Arias, Álex Crivillé… pueden seguir ampliando la lista, y esta seguirá creciendo con el paso de los días. Todos ustedes son unos completos SINVERGÜENZAS. Algunos de ustedes se han puesto la banderita de España y se han llenado la boca hablando de España hasta aburrirnos.

Osborne ha predicado hasta hartarse que hay que consumir producto español para salir de la crisis, ahora bien, a usted le cazan con una sociedad en un paraíso fiscal y alega que es para pagar menos en la compra de una finca. SINVERGÜENZA. Crivillé se envolvía en la bandera de España al ganar el campeonato del mundo de motociclismo, pero los beneficios económicos que le dio esto los tributó fuera de su querida España. SINVERGÜENZA. Aznar, Rato y Blesa, españoles de bien, todos miembros del Partido Popular y dos de ellos en los papeles de Panamá (Rato y Blesa), pero todos sancionados por Hacienda por deficiencias fiscales. Pregonaron una y otra vez que ellos eran la respuesta al fraude que el PSOE de González causó a la sociedad con Filesa y todo aquello. Ya hemos comprobado que son unos SINVERGÜENZAS. De hecho el señor Rato se ha coronado, y no conforme con hundir Bankia y estar perseguido por la justicia española a causa de su gran fraude, ¡también ha defraudado a la hacienda panameña! Este señor se ha ganado el cielo de los defraudadores.

No es que me guste pagar impuestos, es algo que a nadie gusta y yo aún no he tenido la oportunidad de hacerlo en demasía, aún no he cotizado más de medio año en mi vida, pero sí que creo que hemos de instaurar una conciencia un poco mayor en nuestro país sobre el pago de estos. Los impuestos es lo que mantiene nuestro ya maltrecho Estado de Bienestar, nuestros parques, carreteras, escuelas, hospitales, etc… y cuando nos encontremos con noticias de que hay SINVERGÜENZAS no hemos de pensar: “yo no pago impuestos para que este se lo lleve”, si no que hemos de decir: “yo pago mis impuestos y si usted se lo lleva y le pillan no va a descansar tranquilo hasta que no acabe preso y pague lo que debe”.

Menos movilizarse por fulanos que importan tres cojones a nadie excepto a sus fieles seguidores, menos quejarse de que la gente se movilice por lo que le venga en gana (ya bastante tienen ellos y sus familias por haber hecho lo que hicieron) y más indignarse, presionar, movilizarse y mostrarles que no les vamos a volver a permitir a estos SINVERGÜENZAS que sigan teniendo sus bolsillos tan llenos a costa de que lo que es de todos vaya quedando cada vez más deteriorado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s