El túnel, de Ernesto Sabato

El Túnel es una de las obras fundamentales, por no decir que la obra fundamental, del escritor argentino Ernesto Sabato, considerado uno de los tres mejores escritores que ha dado Buenos Aires en toda la Historia, por detrás de Borges y Cortázar. Fue publicada en 1948 y le valió para ganar un gran reconocimiento mundial como escritor, así como múltiples premios literarios a lo largo de su vida. Albert Camus fue uno de sus principales valedores ante la crítica internacional.

El libro narra las peripecias de un loco enamorado. No de un loco a lo Dean Moriarty, personaje fundamental de la Generación Beat que aparece en la obra de Keruak “En el Camino”, alegre y dicharachero, un tipo espontáneo que cae simpático pero pone de los nervios al lector y que se acaba cogiendo cierto cariño al final de la novela, sino un loco de atar y de remate, un maltratador.

Relata el proceso mental que sufre un famoso pintor de Buenos Aires llamado Pablo Castel, desde que conoce a su “amada”, María Iribarne, hasta que la asesina. Este se va formando paranoias, genialmente descritas y explicadas por el autor, que le van llevando a un estado de sugestión tal que hace que pierda la cabeza y se vuelva un completo paranoico, llevándole a cometer el asesinato de la que dice, es su amada.

La novela está formada por los escritos que realiza el propio pintor desde la cárcel tratando de dar luz a lo sucedido y en los que nos dice escribirá todo de forma subjetiva. En estos relata con todo lujo de detalle el proceso mental que ha sufrido y los acontecimientos que le han llevado a desarrollar ciertas paranoias, sacar determinadas conclusiones que él cree las correctas por un lado pero a la vez no del todo, y de cómo la mente de un maníaco se siente tranquilizada cuando la persona coherente y sana deja escapar a la bestia que lleva dentro. El proceso que le lleva al asesinato es sencillo, pero a la vez duro de leer. La obra nos va sumergiendo en la mente de un loco con unas complejas estructuras mentales, según nos dice él, atacado hasta lo más profundo de un existencialismo que le hace llevar todo al plano más negativo posible y con una vida en la que la soledad es la tónica diaria.

Sabato nos lleva de la mano de Castel mientras este nos explica su evolución llegando a sentirnos identificados con el loco en algunos momentos y a la vez rompiendo con nuestros esquemas mentales cuando trata de justificar determinadas actitudes, actos y escenas para nada cotidianas de una pareja que esté manteniendo una relación. O que al menos no deberían serlo.

He buscado información sobre la novela y sus posibles significados, y, si bien estoy de acuerdo en que no es solo la historia de un hombre que se vuelve loco, sino que también le sirve al autor para plasmar en una novela su visión personal del mundo, debo puntualizar que Castel no es una persona que se vuelva loca. Castel ya estaba loco, únicamente conocer a Iribarne ha llevado su locura al extremo. En determinados lugares he llegado a leer que este libro es una representación metafísica del existencialismo que plasma la forma de ver la vida del autor. Si esto es cierto y no son meras suposiciones, de verdad que compadezco a Sabato y la pobre vida que ha de haber llevado, llena de negativismo, pena y una falsa superioridad frente a la Humanidad.

El autor trata de plasmar una visión del existencialismo a mi parecer enormemente negativista y cargada de pesimismo. Su visión de la vida se nos muestra en las palabras y actos del protagonista, personaje muy negativo y cargado de miedos, sin ganas de nadie a su lado, pero a la vez necesitado hasta el extremo de un poco de cariño y de compañía. El pintor nos relata como no ve ningún sentido a la vida excepto cuando está en compañía de ella, a la cual hace la vida imposible, como siente su enorme desprecio por la raza humana en general y por determinadas personas las cuales parecen ser sus amigos en particular.

Más allá de su visión existencialista, el autor aprovecha determinados pasajes de la obra para criticar y meterse con maneras de vivir de la Argentina de la época, con los múltiples nombres que adquiere el mismo personaje en la literatura rusa, los hipócritas refinamientos tratando de asemejarse a todo lo francés de la burguesía de la época o lo parecidas que le parecen todas las novelas policíacas.

El libro es muy duro, pues el tema que trata es espinoso, pero lo hace más duro aún la genialidad del autor para describir y relatar el proceso mental del asesino. Es como estar dentro de la mente de un loco, con su lógica, sus estructuras y sus propios razonamientos. Como ser su propia psicología, pero a la vez sabiendo que es escrito todo, lo que tranquiliza saber que lo que estás leyendo no es real.

Aunque tiene pinta de que muchas crónicas de sucesos de las que escuchamos prácticamente a diario se podrían trasladar a esta obra sin excesivos problemas.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s