¿Qué pudo salir mal, Ben Affleck?

Con los años he aprendido a diferenciar que películas son buenas y cuales no gracias a mi padre. Cuando aparecía un cowboy en un canal autonómico este clamaba: “esa es buena”. Condicionamiento pavloviano en estado puro. Debo confesar que acto seguido se dormía en su patriarcal sofá con la cabeza apoyada en una de las orejeras. Pero esto no le impide saber que esas películas, como decía Harvey Keitel en ¿Quién llama a mi puerta?, a todo el mundo le gustan, reflejan bien los problemas de la gente.

Las productoras de Hollywood se encargan de empaquetar mensualmente una nueva entrega de superhéroes sin ningún decoro. Esto se puede aceptar. En este mundo que se sumerge cada día un poco más en su miseria debido a las guerras, las epidemias, el terrorismo, las colonoscopias o los reality shows qué menos que soñar con la existencia de superhéroes que podrían solucionar nuestros problemas voluntariamente, por una mezcla de samaritanismo y traumas infantiles.

Sad Affleck

La última aberración que ha llegado a las carteleras ha sido Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia. Desconozco por qué Batman y Superman se tendrían que zurrar y esta trifulca hace tambalear los cimientos de todo en lo que creo. Si ya no se puede ni creer en Batman ni en Superman, más preocupados en sus propias contiendas que en solucionar los males que pueblan el mundo, ¿qué nos queda? Pero el caso es que, por increíble que parezca, la película no le ha gustado a nadie.

Tras el estreno la crítica ha aprovechado para vilipendiarla, alegando que carece de sentido, que es demasiado larga e insoportable, que qué demonios es esto y alguna falta de respeto que, sin duda, no merece. Cervantes murió sin un centavo, Kubrick no ganó el Oscar y Cyberclub todavía no es reconocido como el lugar de encuentro sobre el que descansa la cultura contemporánea. Si es que cuando en el mundo aparece un verdadero genio puede reconocérsele por este signo: todos los necios se conjuran contra él.

Y como no, todo el mundo se ha reído de Ben Affleck. En un vídeo de la típica entrevista con motivo de la gira publicitaria, Affleck y Henry Cavill son preguntados por estos crueles ataques. A lo que el nuevo Batman reacciona fijando la mirada en el infinito, pensando en tiempos mejores, como cuando se juntaba con Matt Damon. Finalmente acaba contestando con un lacónico: “estoy de acuerdo”. No se sabe si a las críticas o a lo que dice su compañero de reparto.

Como esto de los superhéroes no va a parar, dentro de poco se estrenará una película en la que son Iron Man y Capitán América los que entablan una disputa a mano abierta. De esta dice Robert Downey Jr. que será El Padrino de las películas de superhéroes. No sé a que se refiere, pero deduzco que sale Andy García.

Eso sí, Batman v. Superman ha sido juzgada cruelmente en los pocos días desde su estreno, pero tiene sus méritos, ya que ha sido la película con mejor estreno en taquilla de la Warner Bros, el mejor estreno de una cinta de superhéroes –unos 380 millones de euros- y el mejor estreno realizado en marzo. Supongo que habrá segunda parte.

 

Anuncios

4 comentarios en “¿Qué pudo salir mal, Ben Affleck?

  1. Pingback: Trumbo. La lista negra de Hollywood (2015), Jay Roach |

  2. Pingback: Escuadrón suicida (2016), de David Ayer |

  3. Pingback: Yo, Daniel Blake (2016), Ken Loach |

  4. Pingback: Trainspotting 2, de Danny Boyle (2017).  |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s