Gobernar en los tiempos del pactómetro

Las conversaciones entre los partidos han comenzado y lo único que sigue pululando en el ambiente es que habrá nuevas elecciones. Desde que Pedro Sánchez fue propuesto como candidato las cartas están boca arriba, para lograr formar el ejecutivo tendrá que convencer a demasiados partidos sobre las bondades de un gobierno “progresista y reformista”.Todo ello si antes no es fagocitado por su propio partido, aquellos viejos socialistas que ahora parecen suspirar anhelantes de un pacto con el Partido Popular.

Y mientras Sánchez se encamina hacia lo que apunta a ser un estrepitoso fracaso, Rajoy se adscribe al mantra del universitario español: esta me la dejo para junio. La filosofía que le aupó al poder, estarse quietecito en la oposición y esperar que todo se derrumbe, parece ser la que está utilizando para no recoger el cepillo de dientes de Moncloa. Escondido en un escobero espera que los socialistas sean incapaces de formar un gobierno y que haya elecciones de nuevo, en las que todo indica que ampliará su distancia con la segunda fuerza.

Los partidos nuevos cada vez recuerdan más a los viejos y parecen tan incapaces de llegar a acuerdos como cualquier otro partido hegemónico. Iglesias y Rivera afirman que no permitirán que el otro gobierne. No es culpa suya, en un mismo ejecutivo no caben tamaños egos. Contando con el no del PP al gobierno socialista, ya que no obtendrían ningún provecho absteniéndose, Sánchez irá de un lado para otro mendigando abstenciones, mientras sus barones van preparando el final juliocesaresco para finiquitar su breve etapa de secretario general del PSOE. Susana Díaz en el papel de Bruto.

Otra muestra más de la incapacidad recalcitrante para alcanzar acuerdos de los políticos. Esta situación desembocará en otras elecciones con su correspondiente campaña electoral, en la que todos los partidos tratarán de demonizar a sus adversarios. Campaña en la que se acusarán de no haber podido formar gobierno, aunque lo han intentado fervientemente, así lo afirman en Twitter, donde las habilidades de Pedro Sánchez no tienen parangón. Elecciones que se realizarían presumiblemente en junio, tras unos seis meses de gobierno en funciones y que no cambiarán mucho los resultados del 20D. Al final Rajoy se va a convertir en el Presidente más longevo de España, y sin hacer nada, como de costumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s