La gran apuesta (2015), Adam McKay

Fui con la idea de que La gran apuesta era una visión humorística y ligera de la crisis que estalló en 2008 con la quiebra de Lehman Brothers. Pero estaba bastante equivocado, ya que ofrece una visión bastante ácida y crítica sobre los males endémicos del sistema que provocaron una de las mayores crisis económicas de la historia. La gran apuesta es la adaptación de la obra homónima basada en hechos reales de Michael Lewis, cuyos libros –como The Blind Side o Moneyball– han sido llevadas a la gran pantalla varias veces.

La película gira en torno a unos cuantos grupos de inversores y banqueros que se dan cuenta de que tanto Gobierno, banca, agencias de calificación y prensa están mirando hacia otro lado mientras se avecina una crisis inmobiliaria e intentarán beneficiarse de esta situación. La gran apuesta muestra como los bancos se encargaron de crear bonos hipotecarios basura que las agencias de calificación evaluaron como excelentes, lo que significó que cada ciudadano estadounidense pudiese conseguir un crédito sin requisito alguno. Así es como se construyó un sistema económico sobre unos cimientos imaginarios.

La_gran_apuesta-567871958-large

Fuente: Filmaffinity.com

Tampoco quiero ahondar mucho en las causas de esta crisis, me parece un acercamiento recomendable al mundo de la banca para los neófitos en la materia. La gran apuesta es una película bastante pesimista con el sistema económico que muestra, ya sea por maldad o simple ignorancia, como unos pocos pueden disfrutar de una vida de excesos sin temor a que llegue el día en el que tengan que pagar las consecuencias. Podría decirse que es la versión cinematográfica de Inside Jobs, ya que se trata también de una indagación en los motivos y excesos que provocaron la crisis inmobiliaria.

El casting es uno de los mayores alicientes de la película. Cuenta con un póker de estrellas formado por Christian Bale, Steve Carell, Ryan Gosling y Brad Pitt, en el que sobresale Carrel. Haciendo este el papel con más profundidad, aunque en el momento que se le intenta dar hondura psicológica no se vuelve a tratar ese tema. Lo cierto es que es una película en la que los actores sirven únicamente como hilo conductor de los hechos.

La película está rodada casi en un estilo documental, con la cámara al hombro moviéndose continuamente de un lado a otro. Sumando este estilo y a Steve Carrel en pantalla parecía que estabas viendo la versión estadounidense de The Office. Intercalando de vez en cuando fotogramas que evidencian ese esplendoroso período, un homenaje a todo el derroche y la ordinariez de la que no parecíamos conscientes . En un momento de éxtasis, cuando los protagonistas se percataban de la facilidad que tenía este sistema para generar dinero ficticio insertaban el videoclip Money Maker de Ludacriss y Pharrel. Un guiño a esa manera compulsiva de dilapidar dinero más digna de raperos, que fue la causante del desplome bancario.

 

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s