Caminando Entre Dinosaurios.

Viendo la procesión de viejas glorias de la política española que se han dado estos días en los medios de comunicación españoles y extranjeros, dando cada uno su propia opinión de lo que deberían de hacer los partidos políticos a los que pertenecen o pertenecieron, se me ha venido a la cabeza una serie de la BBC que de pequeñito me encantaba ver: Caminando entre Dinosaurios. Y es que de niño era un poco como Ross Geller, el de la mítica Friends, ya que como él, adoraba a los dinosaurios, aunque he debido cambiar de parecer con el tiempo, al igual que le sucedió al amigo de Ross interpretado por Brad Pitt en aquel episodio de hará unos pocos de años.

Pues bien, en estos agitados días invernales de “lluvias + nieblas + frío” se han tenido que agregar a la ecuación los dinosaurios políticos. Felipe González y José María Aznar, dos de los cinco ex presidentes de nuestra joven democracia (no se olviden de Calvo Sotelo que sé que se han extrañado) parece que se han puesto de acuerdo para salir el mismo día a decir que los de Podemos son muy chavista-comunistas, muy leninistas 3.0, que son lo peor y que lo mejor para España es que PP y PSOE, o bien pacten para un gobierno, o bien se dejen gobernar el uno al otro.

No es por hacer una defensa a ultranza del partido morado pero ha sido mucha casualidad, ¿no creen? Además, desde el congreso de los diputados el señor Hernando ha aprovechado para tildar a Podemos de golpistas, siempre bajo la interpretación del respetable público. Cómo iba a decir él tamaña burrería, si el cupo de estas ya lo cumplió al decir que los que tratan de sacar a sus familiares de las fosas comunes lo hacen por las subvenciones públicas. Eso sí, la interpretación de golpista es porque quieren tomar el control de la televisión, el CNI, el ejército o la Policía. ¿Pero acaso no ha hecho exactamente eso su partido señor Hernando? ¿O acaso no hacen eso todos los partidos que llegar al poder?

Pero volvamos a ocuparnos de nuestros mayores. Cada uno ha estado en su línea. Aznar no se corta pues es conservador y tiene clarísimo el gobierno que quiere, mientras que Felipe pretende ser algo más prudente, no vaya a ser que se le note demasiado el cargazo en Gas Natural (recordar, por otro lado, que Aznar ostenta ni más ni menos que OCHO puestazos), y aboga por un gobierno progresista pero sin Ciudadanos ni Podemos. Desde este nuestro humilde cenicero de ideas, señor ex presidente, ¿nos puede explicar usted cómo lo hace? A mí, personalmente no se me ocurre ninguna manera de hacer un gobierno progresista, tal como están configuradas las fuerzas parlamentarias sin el voto de los 69 diputados de Podemos. ¿O es que aboga usted por unas nuevas elecciones?

Lo que interpreta un servidor de ustedes es que ambos hacen la misma apuesta: la gran coalición PP-PSOE. Al parecer no les importa la corrupción bien asentada que hay en sus partidos, total, de los partidos de nuestros queridísimos ex presidentes se ha demostrado judicialmente que se han financiado de manera irregular, uno hace ya unos años, y el otro quizá durante toda su existencia. A estos, además, no han tardado más de medio día los antiguos mandatarios del PSOE en unírseles. “Sería un error gravísimo que PSOE y Podemos pactaran, sería muy negativo para España”, decía el ex ministro de defensa socialista José Luis Corcuera y le iban ratificando algunos miembros históricos del PSOE poco después.

Me es curioso que todos los grandes hombres (también mujeres no me tomen a mal, a pesar de que reconozcamos que son la inmensa minoría en este caso) de la política abogan por la gran coalición y el inmovilismo. ¿Tendrá algo que ver con que pierdan sus cargazos en grandes empresas o los grandes privilegios de los que gozan por ser ex diputados? Para qué van a contar ellos con el apoyo de Ciudadanos o Podemos, que piden que se limpie un poquito la porquería de sus señorías, si total, ellos mismos tienen la vida hecha y la de sus descendientes a costa de la teta del Estado y de todos los españoles. Pensiones vitalicias, coches oficiales, despachos pagados por el contribuyente, puestazos en grandes empresas para sí mismos y los suyos en empresas privatizadas por ellos mismos… ¿Y estos señores van a hablarnos de decencia democrática?

Soy un gran partidario de que se den prebendas a los diputados y diputadas, incluso no me importaría que cobrasen más si esto ayuda a su independencia de las grandes empresas, pero una cosa es ganar un dinero y otra aprovecharse de nosotros. Ustedes están retirados (y muy bien por cierto, pues las pensiones que cobran sus ex señorías ya las quisiera prácticamente cualquier español) y deberían hacer como tal, no salir a dar vergüenza ajena diciendo que unas cosas u otras son lo mejor para los españoles, cuando se ve a la legua que lo que pretenden es mantenerse en sus poltronas forrándose a costa nuestra. En mi humilde opinión que se den pensiones o alguna contribución simbólica a alguien que ha prestado un servicio a la nación me parece muy bien, pero lo de estos señores es pasarse.

La ciudadanía ha votado un cambio de todo esto, hasta el PSOE llevaba determinados compromisos en su programa electoral de eliminar cosas aberrantes a sus ex señorías, por tanto, lo aconsejable es que se retiren ya de una vez y dejen hacer las cosas a los que están trabajando en la política. Ya pasó su tiempo y los españoles queremos avanzar con cierta dignidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s