Confluencia sí, Confluencia no: Pre-20D.

Después de conocer la noticia de que IU y Podemos no van a concurrir juntos a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre,  asaltan varias preguntas: ¿Por qué podemos e IU no han sido capaces de legar a un acuerdo? ¿Por qué en algunas Comunidades Autónomas Podemos sí que ha hecho confluencias, como es el caso de Cataluña o la Comunidad Valenciana con Compromís, entre otros? ¿Es más, por qué sí que ha sido posible una confluencia a nivel nacional con Equo y no con IU?

La respuesta ha de comenzar de una manera muy obvia, y es que no han querido llegar a un acuerdo. Podemos arguye que se está ciñendo a lo que los militantes y simpatizantes del partido suscribieron en el Pacto de Vistalegre, pero no lo ha hecho de la misma manera en Cataluña, por ejemplo. Las razones de los movimientos de los partidos políticos suelen explicarse en el corto plazo y siempre medidas en los votos que puedan aportarle, lo que le supondrá en el medio plazo un mayor poder económico, político, etc… pero en este caso hay que mirar un poco más hacia adelante. La teoría del que suscribe no es de ningún modo cortoplacista. Me explico.

En las Comunidades Autónomas en las que Podemos ha llegado a acuerdos con otras formaciones para realizar una confluencia, lo ha hecho con fuerzas políticas de marcado carácter local, con una identidad autonomista, incluso podríamos decir nacionalista, por ejemplo en Galicia y Cataluña , con la aspiración de hacer un grupo propio con un marcado carácter autonómico y de izquierdas, que en el Parlamento se juntarán, pero que los votos que les vayan a ellos no se sumarán en clave nacional. Es decir, puede haber varios grupos diferentes de Podemos en el Parlamento, formados cada uno con las confluencias autonómicas de turno que pueden juntarse y votar en común en el Parlamento o no.

Sin embargo, a nivel nacional, Podemos y Equo han llegado a un acuerdo y van a concurrir juntos a las elecciones en un tono nacional, con aspiraciones de hacer un grupo parlamentario único con el que luego se juntarán con los demás grupos surgidos de las confluencias autonómicas, pero siendo grupos diferenciados.

Esto es llamativo, pues Podemos e IU hicieron unas sonadas reuniones en las que aspiraban a encaminarse juntos a las elecciones generales (quizá con un mayor interés de IU que de Podemos). Estas negociaciones, como ya se sabe, fracasaron prácticamente antes de empezar por la negativa de Podemos a “cargar con la mochila que lleva Alberto Garzón a sus espaldas”. Estas palabras de Carolina Bescansa, número tres de Podemos, tienen mucho que ver con el mensaje que se le mandaba desde el partido morado a Garzón durante las negociaciones: “abandona la mochila y únete a nuestras listas”; se aprecia claramente el interés de Podemos de integrar en su partido a lo mejor de IU (a todas luces Alberto Garzón y su equipo) y dejar de lado a los cuadros más rígidos, burocratizados, antiguos e inmóviles de IU. Si a esta “mochila” humana le sumamos la enorme deuda que acarrea IU, pues se le estiman unos 11 millones de patrimonio neto negativo, es normal que Podemos haya preferido esperar un tiempo. Además, hay que recordar que muchos de los fundadores de Podemos, como Juan Carlos Monedero o el propio Pablo Iglesias, o bien fueron militantes de IU o militaban en formaciones muy próximas a esta. Esto indica dos cosas: la primera es que se entiende que conocen bastante bien la formación de izquierdas desde dentro, y la segunda es que esta formación es su máximo rival en cuanto a votantes, pues se sitúan en puntos parecidos de la escala ideológica.

¿Esperar un tiempo? Correcto. Podemos está dispuesto a esperar un tiempo en la lucha política de izquierdas por su cuenta, añadiendo fichajes de relativo nombre en el mundo militar, de la cultura o el derecho, que atraigan a una mayoría de votantes de izquierda, tratando de que la Unidad Popular que ha formado IU con otras formaciones políticas más minoritarias consigan la mínima cantidad de votos posible, logrando el que es el objetivo del partido de Iglesias: que Alberto Garzón y los suyos, o bien no consigan representación en el Parlamento y tengan que buscar un nuevo empleo, o bien saquen un muy mal resultado y no estén conformes con su trabajo y aspiren a más en la política nacional. Si estos supuestos se dan, ahí estará Podemos recibiendo con los brazos abiertos a Garzón, siempre y cuando no lleven consigo a los cuadros más inmovilistas y problemáticos del partido (PCE, Cayo Lara, etc…), lo que desde Podemos llaman la “mochila”.

De esta manera, Podemos logra un enorme capital humano, pues es indudable el talento de Alberto Garzón como político o economista, juntando en el partido a un núcleo de juventud muy prometedor de cara al futuro de la izquierda del país, pues Podemos tiene gente con mucho talento para la política (otra cosa es que guste más o menos su ideología). Así, si se dan los supuestos de malos resultados para el partido de Garzón, y este decide seguir su carrera política en Podemos, Podemos ganará a un enorme político a un coste muy bajo: simplemente ha tenido que renunciar a una estrategia cortoplacista de obtención de votos, cambiándola por otra  más a medio plazo de obtención de capital humano y, ya que está, si consigue quitarse del medio a su partido más próximo en cuanto a votantes se refiere, mejor. Han jugado a doble o nada: si gana Podemos se lleva a Alberto y, si no a todos sus votantes, al menos a una parte importante; y si pierde, se quedan las cosas tal cual están.

Una vez dicho esto, me asaltan unas cuantas  dudas: sabemos que los partidos de Garzón e Iglesias son muy próximos ideológicamente, tanto que han estado negociando para confluir. Siendo tan parecidos van a formar dos grupos diferentes en el Parlamento. Pero ¿y a la hora de votar? ¿Van a votar las mismas iniciativas, enmiendas, etc… en el Parlamento? ¿O buscaran diferenciarse en algún tema fundamental para no dar la impresión de ser lo mismo? En el caso de que casi siempre coincidan en las votaciones, ¿no se hará patente el ridículo tan descarado que producen las estúpidas luchas internas en los partidos de izquierdas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s